Público
Público

Los institutos valencianos protestan por los recortes

Los impagos han provocado cortes de luz y calefacción en algunos centros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el instituto La Nia de Aspe, un pueblo a diez kilómetros de Elche, se están terminando los folios y la calefacciónsólo se pone a ratos. 'Más no nos pueden quitar', protesta Manuel Torrús, profesor de este centro de 800 alumnos. En otros colegios, como el Santo Domingo, de Alicante, sobreviven a los impagos del Govern del País Valencià porque todavía les quedan 'algunos ahorrillos para ir tirando', cuenta Miriam Pomares, profesora de Educación Física del centro.

Tanto Manuel como Miriam se concentraron ayer en sus centros para defender una enseñanza pública de calidad. Hicieron lo mismo miles de docentes que, por segundo jueves consecutivo, protestaron en contra de los recortes que están sufriendo en sus colegios. La Generalitat no ha abonado a los centros de Secundaria el dinero para pagar sus servicios básicos desde el pasado marzo, según denuncia la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública, formada por sindicatos y padres.

Muchos centros se están quedando sin fondos para financiar el servicio de comedor y otros ya han recibido quejas de libreros, a quienes el Gobierno no ha pagado aún el dinero que avanzaron para los libros de texto.

Justo ayer, la consellera de Educación valenciana, Maria José Català, pidió 'tranquilidad' a los profesores porque 'en unos meses', aseguró, 'todo volverá a la normalidad'. Para el sindicato de trabajadores de la Enseñanza del País Valencià (STEPV), la normalidad sólo pasa por la 'retirada del decreto-ley de recortes salariales, el abono inmediato de los gastos de mantenimiento de los centros y la cobertura de las bajas docentes del sistema educativo público', anunció ayer en un comunicado.

Estas son algunas de las reivindicaciones que mañana llenarán las pancartas de la manifestación convocada en Valencia y Alicante por la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública. Este colectivo está formado por STEPV, CCOO, UGT, Escola Valenciana y la Federación de Asociaciones de Padres y Madres.

'Está en juego la calidad de la educación pública. La falta de personal, la eliminación de los grupos de refuerzo y las bajas sin cubrir conducen al fracaso escolar', protesta Pomares.

La situación ha llegado hasta tal punto que algunos centros se han visto obligados a informar a los padres de las consecuencias de los impagos del Gobierno, según CCOO. 'Sin dejar de ser atendidos, [los alumnos] están sufriendo una degradación importante de las instalaciones del centro', señala una carta recibida por una familia valenciana.

Por otra parte, la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) alertó ayer de que los retrasos en los pagos a los colegios concertados pueden provocar el cierre temporal de varios colegios, informa Europa Press.