Público
Público

Internet facilita el acceso a sucedáneos legales de la droga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Comprar drogas por Internet es fácil. El propio presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, lo hizo el pasado 1 de julio para denunciar las facilidades que brinda la red. Le llovieron las críticas.

En España, el comercio de sustancias ilegales está más controlado que en Europa del Este, aunque la oferta y el tráfico se siguen produciendo. La policía española desarticuló en febrero una red que suministraba hachís y cocaína por todo el país.

Debido al aumento de los controles, cada vez es más frecuente la compra de las llamadas research chemicals. Son sustancias que contienen principios activos concretos comunes con algunas drogas. Están presentes en productos industriales de lo más variopinto: desengrasadores para juntas de cerraduras, abono químico para plantas, productos para maquinaria industrial... Todos son productos legales.

Con el frasco certificado por el laboratorio, el consumidor sabe cuánta cantidad debe tomar para evitar sobredosis o tomar drogas adulteradas por terceras personas. Una de las más conocidas es la mefedrona, un fertilizante con efectos similares al éxtasis, que ya ha provocado varias muertes en Europa y ha sido prohibida en el Reino Unido.

Aunque las dosis se pueden controlar mucho más, las research chemical tienen un riesgo añadido: su aparición es reciente y se desconocen los efectos secundarios a largo plazo. La mala dosificación o etiquetado por parte de la empresa puede provocar muertes, como las causadas últimamente porDragonfly (libélula, en inglés, por la fórmula de su molécula), un alucinógeno muy fuerte que se sintetizó por primera vez en 1998. Esta sustancia está restringida en Suecia, Dinamarca, EEUU y Australia.