Público
Público

IU e ICV buscan tres firmas para forzar el referéndum

Prometen que, para conseguirlas, van a batirse "el cobre"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cuenta atrás ya ha comenzado. Ayer jueves, el Boletín Oficial de las Cortes Generales, en sus secciones de Congreso y Senado, dio cuenta de la aprobación definitiva, el miércoles, de la reforma del artículo 135 de la Constitución y abrió el plazo de 15 días para recoger firmas en cada Cámara a favor del referéndum. El tiempo expirará el 26 de septiembre, día en que el Gobierno procederá a disolver el Parlamento y convocar elecciones para el 20 de noviembre.

Hará falta el compromiso de 35 diputados o de 26 senadores. O sea, el apoyo del 10% de una de las dos Cámaras. Y el proceso no ha empezado del todo mal, según dos de los impulsores de la campaña por la consulta, Gaspar Llamazares y Núria Buenaventura. Los portavoces de IU e ICV subrayado que si los grupos (y los diputados socialistas críticos) que han manifestado su oposición a la reforma son “leales”, ya cuentan de partida con 32 firmas en el Congreso. “No es un mal principio, pero vamos a pelearnos hasta el final. Vamos a batirnos el cobre”, reiteró entusiasta Llamazares en rueda de prensa.

¿Cómo salen las cuentas? Los nueve partidos contrarios al nuevo 135 reúnen, de partida, 27 escaños en la Cámara Baja: CiU (10), PNV (6), ERC (3), IU (1), ICV (1), Coalición Canaria (2), BNG (2), UPyD (1) y Nafarroa Bai (1). A ellos se sumarían, según los cálculos de Llamazares y Buenaventura, los diputados socialistas Juan Antonio Barrio de Penagos y José Antonio Pérez Tapias –de Izquierda Socialista–, Manuel de la Rocha –ligado a UGT–, Juan Luis Rascón y Antonio Gutiérrez. Este último, exlíder de CCOO, ha sido de los primeros en contestar a IU e ICV a la carta que, ayer mismo, remitieron a todos los parlamentarios para requerirles su apoyo al referéndum.

Ahora arranca la conquista de voluntades, la confirmación en el papel de esos 32 diputados –cosa nada segura– y la persuasión a otros tres socialistas. “Tenemos buenas perspectivas”, señaló Buenaventura. “Intentaremos convencerles, pero pistola en el pecho no les pondremos. La pistola se la han puesto los mercados con la ayuda inestimable del bipartidismo”, redondeó el portavoz de IU.

En el Senado, las minorías computan, para arrancar, 22 rúbricas: CiU (8), PNV (3), BNG (1), ERC (3), ICV (2), CC (2), Foro Asturias (1) y los dos parlamentarios socialistas vascos que el miércoles se ausentaron del pleno de la Cámara Alta como signo de protesta, Imanol Zubero y Roberto Lertxundi. 



Gaspar Llamazares y Núria Buenaventura presentaron ayer el recurso de amparo que van a elevar al Tribunal Constitucional [descargar aquí], en el que piden anular la aprobación “del blindaje al déficit fijado en el nuevo 135 y que se obligue a convocar un referéndum sin “subterfugios fraudulentos”, como los empleados, a su juicio, por PSOE y PP.

En el texto, IU e ICV alegan que los dos grandes “amputan” el Estado social, amañando una “reforma pura y dura” de la Carta Magna, “hurtando” a parlamentarios y ciudadanos el poder de opinar.