Público
Público

IU pide una consulta sobre la monarquía tras el último arrebato del rey

ERC recuerda al monarca que la prensa no se somete a su opinión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La izquierda reaccionó ayer con contundencia ante el enfado del rey del martes. Ese día, tras un encuentro con empresarios, el monarca abroncó a un grupo de periodistas a los que acusó de querer matarle por el tratamiento informativo que se le está dando en los medios a su estado de salud.

A pesar de que el mismo martes, tanto IU como ERC optaron por no pronunciarse al respecto, ayer ambos criticaron la actitud del monarca durante su afrenta con los periodistas. Incluso consideraron que el episodio podría servir como revulsivo a la hora de convocar una consulta sobre el modelo de Estado. El coordinador federal de IU, Cayo Lara, reconoció que el enfado es 'una buena oportunidad' para decir que España 'necesita un jefe del Estado que no se enfade ante estas cosas'.

'Vamos a renovarlo, vamos a hacer un proceso de referéndum y, además, vamos a hacerlo pronto para que él mismo pueda votar en esa consulta', propuso Lara de madrugada, en el programa Al rojo vivo de La Sexta 2. Su aspiración es que cualquiera de sus hijos 'pueda ser jefe del Estado'.

El enfado del rey, quien también acusó a los informadores de querer ponerle 'un pino en la tripa', se debió, a juicio de Lara, a la edad del monarca. 'Nadie se tendría que enfadar por hacerse mayor', le advirtió el líder de IU, que consideró como 'un hecho objetivo' que Juan Carlos de Borbón sufre problemas de salud.

ERC se posicionó a favor de la independencia de los medios de comunicación. 'No es la prensa la que debe someterse a la opinión del jefe del Estado, sino este el que debe aceptar los controles de los que se dota la democracia, entre ellos el derecho a la información y a la libertad de expresión', recalcó a este diario el portavoz republicano, Joan Ridao.

Recordó, además, que el rey 'se sostiene gracias a los Presupuestos del Estado' y que, por lo tanto, su figura 'no está por encima del bien y del mal'. Es más, insistió en que en democracia 'incluso la Corona, que es ajena al principio democrático' puede 'y debe ser objeto de la crítica'.

Rosa Díez, la portavoz de UPyD, concluyó que la sonada salida de tono del rey se debió a 'un mal día'. Con más cautela que los partidos de izquierda, la líder de la formación españolista aseguró en Antena 3 que la reprimenda a la prensa fue 'un juicio excesivo'.

Para Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP en el Congreso, 'lo importante es que la información sea rigurosa', porque es así cuando los medios se ganan el respeto. Subrayó, no obstante, que 'la salud es una cosa muy delicada como para no especular' y juzgó que hay periodistas que tratan 'muy bien' este tipo de información y 'otros muchos que no'.

Quien quiso restar importancia a la actitud del rey fue el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono. Incluso calificó de 'simpático' que se acercara a los informadores para 'ironizar' sobre su estado de salud y expresar su enfado porque se difunda la idea de que 'está para morirse', informa Europa Press. Cree que la salud es algo que se ve y él mismo ha apreciado el estado del monarca en los despachos que han mantenido ambos en el palacio de la Zarzuela.