Publicado: 18.11.2013 14:52 |Actualizado: 18.11.2013 14:52

Juzgan a un mosso por los golpes a David Fernández durante el 15-M en Barcelona

Los golpes recibidos por el diputado de las CUP es el único episodio de las cargas policiales en la Plaza Catalunya que llega a juicio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona ha celebrado este lunes un juicio de faltas contra al subinspector de las brigadas ARRO de los Mossos d'Esquadra Jordi Arasa, responsable del operativo de orden público en la intervención policial en la acampada de indignados en la plaza Catalunya de Barcelona. El mando de la policía autonómica fue denunciado por el ahora diputado de la CUP en el Parlament David Fernández por los golpes recibidos durante las cargas policiales de ese día. Concretamente, Fernández presentó la denuncia contra el subinspector de los Mossos por 23 golpes de porra, y múltiples contusiones y hematomas.

En la vista, el ahora diputado de la CUP ha pedido penas de multa e indemnizaciones que suman 1.300 euros, cantidad que piensa destinar a fines sociales. Fernández se ha quedado solo, dado que la Fiscalía pide la absolución del agente porque, en su opinión, de los hechos relatados por el diputado de las CUP "no se puede afirmar que hubiera una extralimitación policial". El diputado ha explicado al juez que Arasa, al que pudo identificar porque llevaba la visera del casco levantada y porque lo conocía de otras operaciones policiales dado su oficio de periodista, le propinó once golpes en el brazo y en la pierna en apenas 40 segundos y una patada en la tibia que le obligó a seguir tratamiento médico durante una semana.

Por su parte, Jordi Arasa, al que la fiscal ha renunciado a interrogar, ha admitido que es "muy probable" que golpeara con la porra a David Fernández, tras reconocerse en las imágenes de los hechos que la acusación ha aportado al juicio, pero ha insistido en que los "indignados" que intentaban impedir el desalojo de la plaza lanzaron "golpes y escupitajos" a los agentes y opusieron una "resistencia activa". "En ningún momento se agredió a nadie sin avisarlo", ha recalcado el subinspector de los Mossos, tras insistir en que el uso de la fuerza en la plaza Catalunya, autorizado por sus superiores, fue "progresivo" y recalcar que los mossos d'esquadra "no van golpeando sin parar, dan opciones".

En sus conclusiones, el abogado de la acusación, Jaume Asens, ha criticado la actitud "contemplativa y displicente" mostrada por la Fiscalía en este caso y su "doble vara de medir" en función de las personas que se sientan en el banquillo, así como el "tono inquisitorio" con que ha interrogado a Fernández, pese a su condición de víctima y tratarse de un diputado del Parlament. La defensa, por su parte, ha pedido al juez que, de acuerdo con el auto en el que archivó la causa por las cargas en la acampada, absuelva a Jordi Arasa como una consecuencia lógica de su convicción de que la intervención policial fue proporcionada y correcta.

Los golpes recibidos por David Fernández, diputado de las CUP en el Parlament desde hace un año, durante la operación policial para acabar con la acampada del 15-M es el único episodio de esas cargas que llega a juicio, ya que el juez instructor archivó la causa abierta a raíz de la querella presentada por una cincuentena de personas por el desalojo, al entender que la actuación policial había sido correcta.

La Audiencia de Barcelona dejó sin efecto en noviembre de 2012 el sobreseimiento provisional del caso de las cargas de plaza Catalunya que había decretado el mismo juez de instrucción que ahora, sobre el caso concreto de Fernández, ha admitido la querella.

Miquel Porras había archivado la denuncia de los indignados al considerar que la actuación policial había sido "razonablemente proporcionada" para retirar los objetos de la plaza de cara a la cantidad de personas que se podrían concentrar al día siguiente tras la final de la Champions League de fútbol. Declararon como imputados en esta causa el director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat; la entonces responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona Assumpta Escarp, además de los entonces jefe de operativos de Mossos y responsable de la Brigada Móvil, entre otros.