Público
Público

López Garrido no ve "imprescindible" que Zapatero hable idiomas para presidir la UE

"Utilizar la lengua de cada uno da más seguridad en lo que se está diciendo", afirma el secretario de Estado para la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En un mundo cada vez más globalizado cualquier empresa exige ya un nivel mínimo de inglés, un idioma necesario para los negocios, la cultura o el deporte pero no para la política. Sirva un ejemplo: José Luis Rodríguez Zapatero se prepara para presidir la Unión Europea (UE) sin dominar la lengua de Shakespeare más allá del 'hello', 'goodbye' o 'beatiful day'. Lo que para otros con menos responsabilidad es un requisito indispensable, para Zapatero 'no es imprescindible'. Al menos así lo cree Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea.

Preguntado sobre si España puede llevar a cabo una 'buena presidencia internacional sin hablar idiomas', López Garrido incidió en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, habla una de las lenguas oficiales de la UE y que en las cumbres 'los representantes de los países hablan en su idioma porque suele ser el que mejor utilizan y con el que más precisión' tienen al hablar, algo necesario en estos casos.

Así pues, 'no es imprescindible hablar otros idiomas para llevar a cabo las negociaciones al máximo nivel' puesto que el utilizar 'la lengua de cada uno da más seguridad en lo que se está diciendo', puntualizó, durante su participación en un desayuno organizado por el Foro Nueva Economía.

No obstante, reconoció que puede ser 'más o menos cómodo en los pasillos el saber inglés, francés o alemán para dirigirse' al resto de jefes de Estado y de Gobierno 'en su lengua'. 'Es más cómodo si sabes idiomas que un traductor', admitió.

Por otra parte, aseguró que el Gobierno tiene una 'preocupación especial' por el uso del español en la UE y trabajará para que nuestra lengua se mantenga puesto que se está produciendo 'en algunas cosas una reducción de idiomas'.

En cuanto a la intención del Gobierno español de elevar las relaciones entre la Unión Europea y Cuba bajo su presidencia de turno y acabar con la posición común europea que expresó el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, durante su visita el mes pasado a la isla, López Garrido aseguró que esto es algo que 'España viene planteando desde hace mucho tiempo'.

El Gobierno español, explicó, lo que quiere es que haya unas relaciones con Cuba 'parecidas a las que tienen (los europeos) con otros países, que muchísimos en el mundo no son un dechado de libertades'.