Público
Público

López ve cerca el pacto de los Presupuestos

El lehendakari anuncia un acuerdo "muy avanzado, pero no cerrado" entre PSOE y PNV para transferir empleo. CiU llama al Grupo Vasco a rechazar las cuentas y forzar un adelanto electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari engrasó los primeros pasos de la negociación presupuestaria abierta entre el Gobierno central y el PNV dejando a un lado reticencias y anunciando un acuerdo 'muy avanzado' para transferir las políticas activas de empleo a Euskadi, punto de partida que exigen los nacionalistas vascos para entrar al detalle en la discusión de las cuentas públicas de 2011.

Con este prólogo, Patxi López auguró un 'final feliz' a las conversaciones presupuestarias iniciadas en forma de tanteo por el Ejecutivo y el PNV, cuyo concurso es imprescindible para sacar adelante las cuentas y alejar un horizonte de adelanto electoral.

'Las negociaciones están muy avanzadas señaló López pero no cerradas', por lo que pidió al PNV que 'no juegue a la contra', recordando el veto que impusieron en la negociación del pasado año contra la transferencia ofrecida por el Gobierno en materia de empleo. Entonces, los nacionalistas vascos condicionaron su apoyo a que no se produjera esta cesión si no incluía la gestión económica del régimen de la Seguridad Social.

Consciente de su posición de ventaja, el PNV descarta aceptar ofertas descafeinadas. El presidente de la formación en Vizcaya, Andoni Ortuzar, advirtió al Ejecutivo de que su puerta estará 'cerrada' para apoyar los Presupuestos si las competencias en políticas activas de empleo no llegan a Euskadi 'inmaculadas' y 'en los términos que recoge el Estatuto'. Orduzar invitó al Gobierno al ejercicio imposible de 'llamar a otra puerta' para sumar una mayoría que apruebe las cuentas del próximo año 'si no se moja en favor del autogobierno vasco'.

Desde la orilla diametralmente opuesta en intereses e intenciones, CiU llamó a toda la oposición, y muy en especial al PNV, a poner palos en la rueda del Gobierno. El número dos de Convergència Democràtica de Catalunya, Felip Puig, pidió a sus 'amigos, socios y vecinos del PNV' que se unan a su rechazo a las Cuentas para 'forzar' elecciones anticipadas.

Al cruce de argumentos que acompaña a la apertura de la negociación, se sumaron las críticas del PP, aliado de López en el Gobierno de Vitoria, para reclamar al lehendakari 'más firmeza' en la negociación porque, según recordó el líder conservador en el País Vasco, las competencias 'no las negocian los partidos políticos, sino los gobiernos'.

Relegada a un segundo plano, pero clave también, Coalición Canaria reclamó su hueco reservándose 'un papel importante' en la negociación de los Presupuestos. 'La única forma de que nos entiendan es que nos necesiten', sintetizó el líder de CC, Paulino Rivero, para explicar el punto de partida de sus exigencias en una declaración de filosofía política que bien podría firmar también el PNV en el arranque de la negociación.

Antes de viajar a Asia, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, telefoneó al presidente del PNV para conocer la disponibilidad de los nacionalistas a negociar con el PSOE, informa Gonzálo López Alba desde Tokio. 

Esta es la única intervención directa del jefe del Ejecutivo en el proceso negociador, en contra de lo que se ha venido publicando. De hecho, el propio Zapatero ha reconocido, en una conversación informal con periodistas en la embajada española en Tokio, que Alonso y Salgado son los que llevan el peso de las conversaciones.