Público
Público

La madre del bebé canario anima al padre de Rayan

Nueve años después de la muerte de su hijo, denuncia la falta de información

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Chaxiraxi Afonso, la madre del bebé que murió en Tenerife en el año 2000 por un error idéntico al que le costó la vida a Rayan, el hijo de Dalilah (la primera víctima mortal de nueva gripe en España), aún se pregunta cómo el enfermero pudo equivocar la vía nasogástrica con la parenteral e inyectar en las venas de su hijo, que tenía 16 días de vida, 20 mililitros de leche.

'Dicen que el enfermero cometió un error letal. La justicia lo vio así, pero para mí es y siempre será el asesino de mi hijo', afirma la mujer. Ahora, la muerte de Rayan le ha hecho revivir lo que sufrió con su hijo. 'Por eso le digo a Mohamed que no se rinda hasta esclarecer con pelos y señales por qué su hijo y su esposa están muertos' , sentencia.

Brian Jesús, el hijo de Chaxiraxi, nació por cesárea en el Hospital de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, el 6 de diciembre de 2000, a las 32 semanas de gestación y con bajo peso, 875 gramos. Logró sobrevivir. Evolucionaba bien, pero a las 00.30 horas del 21 de diciembre, Ramón S., un enfermero sin experiencia con neonatos, se equivocó de vía y causó involuntariamente la muerte del bebé. 'Cuando nos llamaron del hospital nos dijeron que el niño estaba grave, pero nada más. Ni siquiera se dirigieron a nosotros para decirnos que el niño había muerto', recuerda.

Para Chaxiraxi, al error del ATS se sumó 'el maltrato' que les dispensaron los médicos y los enfermeros. 'No nos querían decir cómo pudo sobrevenirle la muerte, no nos dieron ninguna explicación, tan sólo que el niño se había puesto grave', afirma. Y añade: 'Lo averiguamos al día siguiente gracias a la forense. No le habían hecho aún la autopsia a Brian, pero ya constaba en su informe la causa de la muerte de mi hijo'.

Chaxiraxi lamenta que el enfermero 'nunca' les pidiera perdón 'ni cuando mató a mi hijo, ni durante los cinco años que duró la instrucción judicial del caso, ni cuando se celebró el juicio'. Tampoco recibió disculpas, dice, de los organismos oficiales ni de la Dirección del Hospital. Nueve años después de la desgracia, aún se pregunta qué pudo pasar. 'Los alimentos y las medicinas están etiquetados, basta con leer en los envases', insiste Chaxiraxi.

En 2005 se celebró el juicio por homicidio imprudente. El fallo se saldó con 116.000 euros a los que se añadió un 20% de intereses por demora. El enfermero fue inhabilitado tres años. 'Te quedas marcada de por vida pero por fuerza he terminado aprendiendo a vivir con estedolor', admite.