Público
Público

Madrid y Rabat dan por zanjados los incidentes

El rey Mohamed VI recibe al ministro Pérez Rubalcaba en su visita a Rabat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, expresó ayer en Rabat al rey de Marruecos, Mohamed VI, la 'voluntad y disposición' del Gobierno español para 'reforzar la cooperación' con su país con el fin de 'garantizar la libertad y seguridad' de ambos pueblos. Así se expresó el titular de Interior en declaraciones a la prensa tras la audiencia que mantuvo con el monarca alauí en el Palacio Real de Casablanca.

El ministro viajó ayer a la capital marroquí para entrevistarse con su homólogo Taieb Cherqaoui, con quien acordó crear comisarías conjuntas entre ambos países y desarrollar una mayor cooperación entre los servicios de sus respectivos departamentos, tras los incidentes en la frontera de Melilla que llevaron al Gobierno del país vecino a denunciar presuntas actitudes racistas de la Policía y la Guardia Civil españolas contra ciudadanos marroquíes e inmigrantes subsaharianos.

El comunicado conjunto tras la reunión no menciona a Melilla

En un comunicado conjunto al término del encuentro, donde no se menciona a Melilla, los dos ministros informan de que acordaron elevar el nivel de la cooperación en materia de seguridad entre sus respectivos departamentos y para ello se decidió 'dar un impulso a las reuniones periódicas del Grupo Mixto de Seguridad y la puesta en funcionamiento de comisarías conjuntas, así como incrementar el número de oficiales de enlace y perfeccionar su funcionamiento', informa Ep.

En el plano del tráfico de drogas, se felicitaron por 'los resultados positivos alcanzados por Marruecos' con la reducción de la superficie de cultivo y el aumento de la incautación. En este sentido, se acordó 'reactivar el Grupo Mixto de Lucha contra la Droga' con el fin de establecer, 'tan pronto como sea posible, una estrategia de acción conjunta para luchar contra las nuevas formas de tráfico, en especial la que afecta a las drogas duras', y contra el blanqueo de dinero que practican las redes narcotraficantes.

Los dos ministros también trataron sobre la lucha contra la amenaza terrorista en ambos países y se reafirmaron en su 'compromiso de coordinar y fortalecer su acción conjunta para abordar los desafíos que representa el terrorismo en la región sahelo-sahariana, que afecta a todos los países del Magreb, y de la cuenca mediterránea'.

Los dos países acordaron crear comisarías para ambas policías

Rubalcaba y Cherkaoui abordaron igualmente la gestión migratoria y el ministro español defendió que 'Marruecos sigue siendo un aliado estratégico, creíble y responsable'. En este sentido, aprovechó para felicitar a Rabat 'por sus importantes esfuerzos en la lucha contra las redes de tráfico ilícito de inmigrantes y de trata de seres humanos, lo que ha permitido disminuir los flujos migratorios ilegales'.

Rubalcaba y el ministro marroquí reiteraron 'su determinación para continuar la coordinación y la concertación, a través de contactos permanentes y regulares'. A este respecto, Cherkaui, que agradeció la 'contribución positiva' de España a la operación Paso del Estrecho, anunció que visitará nuestro país 'próximamente'.

Entre tanto, los presidentes de Melilla y Ceuta, a pesar de pertenecer ambos al PP, valoraron ayer de forma muy distinta la visita de Rubalcaba. El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, se mostró a favor de las 'mejores relaciones con Marruecos' pero dijo que siempre dentro de un marco de amistad marcado 'por la lealtad' y 'sin puñaladas por la espalda'. A preguntas de los periodistas, Imbroda demandó al ministro Rubalcaba que visite también Melilla para conocer las reivindicaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, deseó que la reunión del ministro de Interior español con su homólogo marroquí diese 'frutos positivos' y apeló al consenso generalizado en torno a cuestiones 'esenciales'. Vivas afirmó esperar 'lo mejor' de la visita del ministro a Rabat, y señaló que 'deberá ser un encuentro dirigido a consolidar las buenas relaciones entre España y Marruecos'.

Un grupo de melillenses convocados a través de redes sociales y mensajes de móviles se concentraron en la tarde de ayer ante la Delegación del Gobierno para protestar por la actitud mantenida por Marruecos en las últimas semanas. Portando banderas y camisetas de España, los manifestantes lanzaron proclamas contra el Ejecutivo central, especialmente contra el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar, al que pidieron su dimisión, y contra el propio presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.