Público
Público

Comienza la instalación del 'obelisco de Calatrava' en Madrid

Una torre móvil de casi 100 metros de altura se instalará en la rotonda central de la madrileña Plaza de Castilla. Las obras finalizarán en septiembre de 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se inicia la construcción de las primeras piezas del obelisco de Calatrava en la madrileña Plaza de Castilla, una obra que terminará en septiembre de 2009.

Esta semana se ha iniciado el proceso de instalación de las primeras piezas que conforman el obelisco que el arquitecto Santiago Calatrava ha 'donado' a la ciudad de Madrid, con la financiación de la Fundación Caja Madrid, y que se levantará en la Plaza de Castilla de la capital. En concreto, la entidad ha señalado de que ya se han instalado parte de los trípodes de acero de 29 metros que constituyen la estructura que soportará todo el conjunto. El obelisco ocupa el lugar en el que hasta hace unos meses estaba la fuente ajardinada, que deberá ser trasladada a otro lugar de la ciudad.

Así, la empresa Acciona, encargada de las obras, comenzó el pasado mes de junio con los trabajos de desbrozado del terreno y preparación para instalar el obelisco, y esa misma semana se iniciaron los preparativos para el levantamiento de la torre. Fuentes de la Fundación aseguran que 'no se provocarán afecciones ni ocupaciones del viario público' mientras duren los trabajos.

El modelo final del obelisco consta de una pieza central en forma de mástil vertical cilíndrico de acero, de 2 metros de diámetro y 93 de alto. En su interior estarán instalados todos los mecanismos de accionamiento, así como una escalera que guiará hasta la cúspide. El fuste del mástil estará anclado sobre un trípode también de acero que sostiene el monumento salvando el túnel de tráfico del Paseo de la Castellana, y que forma un tronco de cono elevado en su vértice seis metros sobre el rasante de la plaza y de una anchura de unos tres metros.

Al mástil cilíndrico van fijadas exteriormente 462 'costillas' basculantes de bronce dorado, de 7,70 metros de alto cada una, agrupadas en once tramos enlazados en sus extremos superior e inferior. Llevará asimismo unos mecanismos que dotan de un movimiento suave basculante a las 'costillas', lo que produce un efecto de onda ascendente a lo largo del fuste y que permitirá diferentes movimientos y ritmos.

Además, el monumento incluirá instalaciones eléctricas, de alumbrado, de motorización y de balizamiento, y estará iluminado desde su base y todo a lo largo del perímetro exterior del tronco de cono que lo sostiene mediante cuatro cañones de luz tangenciales y un quinto cañón de mil vatios en la parte superior que iluminará verticalmente el cielo 'sin generar contaminación lumínica', apuntaron las mismas fuentes. La seguridad está garantizada por la Universidad de Western Ontario, encargada de testar el obelisco, ya que se ha comprobado que la estructura puede resistir vientos de hasta 160 kilómetros por hora, aunque las estructuras hidráulicas de la columna dejan de trabajar con vientos de 45 kilómetros por hora.

Según la Fundación Caja Madrid, en el mes de enero deberían estar instalados ya todos los tramos del fuste, lo que permitirá colocar las lamas exteriores, un proceso que durará unos cuatro meses. Posteriormente, se instalará el sistema hidráulico y, 'con toda probabilidad', el obelisco estará finalizado en septiembre del año próximo.

El monumento, primera obra de Calatrava en Madrid, será un regalo de la Fundación Caja Madrid, que lo financia íntegramente, a la ciudad a través de su Ayuntamiento con ocasión de la celebración del tercer centenario de la fundación del Monte de Piedad de Madrid.

Según explicó el propio arquitecto, 'éste es un trabajo que cabalga entre la arquitectura, la escultura y la ingeniería'. La razón por la que se eligió la Plaza de Castilla para ubicar este ornamento es 'porque es la 'Puerta de Europa', un eje clave del urbanismo más contemporáneo de Madrid y emplazamiento actual, además, de la sede central de Caja Madrid, y porque el Ayuntamiento ha considerado que ese punto era el lugar idóneo'.