Público
Público

Malestar en el Gobierno por el ataque francés a Al Qaeda

París no informó al Ejecutivo hasta después de la operación militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno español confía en que la operación militar lanzada el miércoles por Mauritania y Francia contra una base de Al Qaeda en el desierto de Malí no afecte al desenlace del secuestro de los cooperantes. Tras consultar con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el Gobierno argumentó hoy que el grupo que retiene a Albert Vilalta y Roque Pascual es otro distinto al que pertenecían los seis terroristas que fallecieron en el ataque, por lo que espera que no se produzcan represalias de los captores.

Sin embargo, la operación militar francesa choca con el camino escogido por el Gobierno español para solventar el secuestro de los cooperantes, destacaron hoy a Público fuentes del Ejecutivo. De hecho, el ataque ha provocado malestar entre los miembros del Gobierno implicados en las tareas de negociación. Más aún cuando Francia no informó a Madrid previamente de sus planes y sólo lo hizo cuando la operación estaba concluida.

En público, el Gobierno optó por poner el acento en que sus noticias sobre Roque Pascual y Albert Vilalta señalan que se encuentran 'bien'. Hoy, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, insistió en que los terroristas que los retienen 'no son los mismos' que los atacados por Francia. La portavoz del Ejecutivo lamentó 'no poder ser más explícita' y concluyó: 'El Gobierno de España sigue trabajando día a día por la liberación de los dos ciudadanos españoles y queremos reiterar de nuevo el agradecimiento a las familias y a los medios de comunicación por su ponderación y colaboración', informa Miguel Ángel Marfull.

El Ejecutivo francés hizo sus primeros comentarios sobre el ataque en la mañana de hoy, día y medio después de que se produjera y siempre al día siguiente de que la prensa mauritana y española informara del fracaso de una operación militar gala para rescatar a Michel Germeneau.

AQMI ha amenazado con asesinar a este ciudadano francés, de 78 años, si el Gobierno de Nicolas Sarzoky no logra que los países de la zona liberen a un grupo de terroristas, como ya ocurrió en febrero pasado con motivo del secuestro de Pierre Camattte.

Según El Elíseo, el ejército francés se limitó a prestar 'apoyo técnico y logístico' a Mauritania contra una base de AQMI que iba a atentar en suelo mauritano el próximo 28 de julio, sin ofrecer más datos de ese plan. Francia añadió que ese grupo es el mismo que asesinó al rehén británico Edwin Dyer hace un año y también el que se niega a dar pruebas de que Germeneau se encuentra bien. Eso significa que los seis fallecidos pertenecían a la katiba (facción) de Abu Zeid, distinta a la liderada por Moctar Belmojtar, El Tuerto, que es la que retiene a Vilalta y Pascual.

Fuentes de la lucha antiterrorista española descartaron, sin embargo, que París se haya arriesgado a atacar a AQMI cuatro días antes de que expire el plazo fijado por los terroristas para asesinar a Germeneau si el objetivo de la misión no fuera otro que rescatar al rehén. Además de los seis fallecidos, otros cuatro terroristas de AQMI lograron huir, uno de ellos herido, según explicó hoy el Gobierno mauritano en rueda de prensa.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, viajó a Burkina Fasso hace un mes para recurrir a la intermediación que propició la liberación de Alicia Gámez en marzo. Días antes, el Gobierno mauritano había rechazado la petición española de excarcelar a un lugarteniente de Belmojtar, que El Tuerto reclama junto a un botín millonario, a cambio de poner en libertad a los españoles. España insiste en la búsqueda de intermediarios y en la gestión diplomática con los gobiernos de la zona, pero en este momento las vías abiertas para solventar el secuestro no apuntan a un desenlace próximo .