Público
Público

Un mapa invadido por 'gaviotas' en 2011

El PP aún no han encontrado cabeza de lista para Navarra 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP espera clavar muchas chinchetas con gaviotas (emblema de su partido) en el mapa de España de cara a las próximas elecciones. Los conservadores no sólo piensan que pueden ganar en Asturias, también creen que terminarán por arrebatar a los socialistas Aragón, Castilla-La Mancha y Baleares. Eso de cara a 2011. Para el año siguiente, esperan que el cambio se complete con la victoria de Javier Arenas en Andalucía y la llegada de Mariano Rajoy a la Moncloa. Estas son sus expectativas:

La dirección del PP está convencida de que mantendrá todos sus feudos

Con la ayuda del PAR

La candidata del PP para Aragón, Luisa Fernanda Rudi, está convencida de que su formación liderará la comunidad autónoma. En la sede nacional conservadora no tie-nen ninguna duda de que su formación será la fuerza más votada. Otra cosa es que alcance la mayoría suficiente para gobernar. Si no fuera así, esperan contar con la ayuda del Partido Aragonés (PAR). Dentro de la ronda de contactos del PP con otros partidos, se contó que Mariano Rajoy se había reunido con su vicepresidente, José Ángel Biel. En el PP aragonés defienden que 'aspiran a lo máximo'. Ahora mismo cuenta con 23 escaños. La mayoría se sitúa en los 34.

Arenas pide que la lista más votada sea la que presida la Junta

A por el vuelco electoral

Los conservadores sueñan con dar un vuelco electoral a Castilla-La Mancha de la mano de María Dolores de Cospedal. En las últimas elecciones autonómicas el PP obtuvo 21 escaños, quedándose a cinco del PSOE. Según sus en-cuestas internas, podrían ganar por primera vez tras 28 años de ininterrumpidos go-biernos socialistas. El fracaso del Estatuto y todo el debate en torno al futuro del trasvase del Tajo-Segura podrían alterar sus planes. El principal campo de batalla será la provincia de Ciudad Real.

La corrupción es cosa de todos

La dirección del PP tiene puestas todas sus esperanzas en José Ramón Bauzá, líder del partido en Balears. Hay quien cree que la corrupción política está tan extendida entre todas las formaciones políticas de les Illes que los ciudadanos prestarán atención a otros aspectos y que resolver la crisis económica será la prioridad. Además señalan que Bauzá no tiene nada que ver con la etapa de Jaume Matas. El PP da por amortizado al ex presidente del Govern, y aunque cada día se producen nuevas detenciones y crecen los imputados, prefieren venderse como un partido renovado.

En busca de la mayoría

Una de las pocas alegrías que se llevó Mariano Rajoy nada más arrancar el año, entre tanto caso Gürtel, fue saber que su partido podía ganar en Andalucía tras 30 años de reinado socialista. Por eso, el líder del PP no hace más que visitar sus principales talismanes: Dos Hermanas (Sevilla), Atarfe (Granada), Alcalá de los Gazules (Cádiz)... Lo que más teme el líder del PP andaluz, Javier Arenas, es un pacto IU-PSOE. Por eso exige que 'la lista más votada' sea la que presida la Junta.

Por otro lado, Rajoy confía en mantener todos sus feudos a salvo. En la sede nacional piensan, además, que en la Comunitat valenciana recibirán aún más apoyos de los que ya tienen y que la trama de corrupción no les pasará factura.

Lo único pendiente a día de hoy es determinar quién será el cabeza de lista del PP navarro y es importante porque, tras su ruptura con Unión del Pueblo Navarro (UPN), los conservadores necesitan afianzarse. La cúpula considera que su actual líder, Santiago Cervera, sería un buen candidato. Pero este busca otro nombre. Lo que es seguro es que no acudirá a las urnas con un pacto reeditado con Yolanda Barcina.