Público
Público

Marihuana: una droga sin mafias y de autocultivo

Policía y Guardia Civil se incautaron de 3,75 toneladas de maría frente a 682 de hachís en 2008 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Junto a los rosales de su madre, Alberto (nombre ficticio) cultiva más de diez tipos de variedades de marihuana diferente. Nada más abrir la puerta de su casa, en un pequeño pueblo de Andalucía, el olor a maría penetra intenso. A sus 22 años es todo un experto. La muerte de su padre y un accidente de tráfico hace varios años, que le dejó secuelas irreversibles, le sumieron en una gran depresión y comenzó a cultivar y a fumar. 'Le relaja', dice su madre.

'La marihuana está viviendo un proceso de normalización', afirma Enrique Valverde, presidente de la Asociación de Estudios Cannábicos en Sevilla, que defiende su legalización. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que actualmente y por regla general, detrás de la marihuana no existen mafias organizadas, como sí sucede con el hachís (marihuana procesada) o la cocaína, que se importan ilegalmente en su mayoría desde el norte de África y Sudamérica.

'No se encuentran lo que se entiende como redes organizadas de narcotráfico. Plantaciones en las que haya más de 60 plantas es algo excepcional. Lo común es encontrar entre una y diez plantas', afirmó a Público un portavoz de la Guardia Civil. Las incautaciones ascendieron el año pasado a 3,75 toneladas de marihuana por 27,9 de coca y 682 de hachís, según datos del Ministerio del Interior.

La mayoría de cultivadores se limitan a plantar para autoabastecerse y compartir con amigos. Aunque también existe menudeo particular. 'La Guardia Civil ha detenido en la localidad cordobesa de Monturque a dos personas de 26 y 27 años, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, por elaboración y cultivo de marihuana, cuya cantidad intervenida arrojó un peso de más de 16 kilos...'. Desde finales de verano, el Instituto Armado envía notas de prensa similares casi a diario.

Los cultivadores afirman que las fuerzas de seguridad 'inflan' las cifras. 'Cortan las plantas y las pesan en bruto, cuando lo que es aprovechable para fumar es un 10%, los cogollos. No se fuma ni la hoja ni el tronco', explican. La Guardia Civil, por el contrario, asevera que el peso se refiere sólo a la droga y recuerda que el Código Penal (artículo 368) tipifica el cultivo de marihuana como delito.

Las incautaciones se han incrementado en los últimos meses al coincidir con el tiempo en que las plantas comienzan a ser más visibles: alcanzan su mayor altura y empiezan a desprender su característico y fuerte olor, señal de que pronto estarán listas para ser fumadas. Octubre ha sido el mes de la recolección.

'El jueves santo la maría planto', reza un dicho popular entre usuarios y cultivadores que hace referencia a las fechas en la que la mayoría suele poner en marcha sus plantaciones. 'En los pueblos siempre se cría mejor maría porque lo mejor es plantarlas en tierra firme', explica Carlos, un joven de 20 años que junto a su suegro y una amiga han sacado adelante 12 plantas en un pequeño pueblo de Córdoba. Lo han hecho en la terraza de su vivienda, aunque aseguran que 'lo ideal es disponer de un huerto o terreno para plantar directamente en el suelo'. La cultivan para sí mismos.

Quien sí tiene patio es Alberto. 'Me hubiera gustado dice su madre que estudiara una carrera universitaria, pero el tiempo que dedica a las plantas le ha ayudado a entretenerse, y fumarlas le relaja, porque es muy nervioso', asegura. '¡Ay!, las últimas semanas no puedo dormir porque las plantas se huelen y se ven desde todos sitios, estoy en vilo todo el día', añade preocupada.

Aprender a convivir con la afición de su hijo no fue fácil. Estuvo un tiempo yendo a Proyecto Hombre para entender su mundo. 'Aprendí cosas, pero no estoy de acuerdo en todo lo que se dice sobre las drogas, porque no se pueden tratar todas las sustancias por igual', afirma.

El último informe de la comisión clínica del Plan Nacional sobre Drogas certificaba un 2,2% de menores fumadores de cannabis problemáticos, unos 40.000, y alertaba del llamado efecto 'puerta de entrada' al consumo de otras sustancias. Como solución al problema, Valverde plantea la legalización y su distribución controlada, una demanda por la que el semanario The Economist también aboga.

'Así se evitaría el mercado negro, que llegue a menores o que los camellos mezclen las sustancias con mierda', argumenta. 'La prohibición es un deterioro para la salud pública', sentencia con aplomo. El estudio no hace distinción entre hachís, a disposición en el mercado negro y en cuya búsqueda el adolescente tiene fácil acceso a otras drogas, y la marihuana, muy extendida en el resto de Europa, pero de uso reducido al autocultivo y al menudeo particular en España.

Alberto presume de la calidad de sus plantas. Asegura que no tiene ningún secreto, sólo dedicación y tener en cuenta algunos detalles. Si la plantación se hace en maceta, y no en tierra firme, hay que trasplantarla tres veces a medida que va creciendo, de menor a mayor macetero, 'para que cojan altura', y sobre todo 'que el sol no dé directamente en la tierra de la maceta, si no, quemará las raíces'. Además, hay que controlar, explica, el PH la acidez del agua. Las asociaciones pro cannabis aconsejan a los usuarios de drogas prohibidas conocer las sustancias que consumen.

La calidad de su marihuana le llevó a participar en una lúdica cata con jurado incluido, en la que unos 40 cultivadores sometieron al juicio de expertos fumetas su producto. Luego, la Guardia Civil efectuó un registro. 'Les pillamos hasta las papeletas de los resultados', aseguran fuentes del Instituto Armado.

Alberto dona parte de su cosecha de marihuana a una asociación que la facilita a enfermos, como personas en tratamiento de quimioterapia o que sufren anorexia. Hay algunos médicos que recomiendan bajo cuerda a los pacientes el consumo de marihuana en determinados casos. En España, se usan derivados del cannabis, que se importa de EEUU, después de que caso por caso lo apruebe la Agencia del Medicamento. En Andalucía, 30 pacientes se beneficiaron en 2007 de este servicio.