Público
Público

Mas lamenta ante el rey los ataques a Catalunya

El president critica el fallo del TC y el freno al autogobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo president de la Generalitat celebró ayer su 55 cumpleaños con una visita al rey Juan Carlos. Y a pesar de la cordialidad que pudo verse entre ambos, a pesar de las risas y de las bromas motivadas por el aniversario, Artur Mas habló ante el jefe del Estado sobre el espinoso asunto del autogobierno catalán.

El president aprovechó a fondo los 45 minutos de duración que tuvo el encuentro, celebrado en el palacio de la Zarzuela, y no quiso obviar el debate identitario que ha agitado la vida pública catalana en los últimos meses a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut. Según un comunicado del Govern, Mas expresó su 'preocupación por la situación de claro retroceso' que significó el fallo.

El líder de CiU explicó sus razones para aspirar a un concierto fiscal

El líder de CiU no abordó en la cita el giro soberanista que la semana pasada hizo público el ex president Pujol, que renegó de su pasado autonomista y planteó que tras dicha sentencia sólo cabe elegir entre 'la España que el TC ha dibujado, o la independencia'. El nuevo president tampoco se refirió a su propio soberanismo, que ha reconocido en reiteradas ocasiones a lo largo de los últimos meses con motivo de las consultas independentistas en municipios catalanes.

Mas ya anunció que su meta para esta legislatura en materia de autogobierno pasa por conseguir un nuevo pacto fiscal similar al concierto económico del que disfrutan Euskadi o Navarra. Sobre este asunto también departió con Juan Carlos I, a quien explicó que el objetivo es pactar un modelo que permita a Catalunya administrar los recursos que ella misma genera a partir de 2012. Será entonces, según los cálculos de CiU, cuando el partido que gane las elecciones generales requiera de un eventual apoyo de los nacionalistas catalanes.

El jefe del Estado también tuvo que escuchar las quejas de Mas por el uso político que se hace del anticatalanismo. Según fuentes de Presidencia, el líder convergente 'expresó su preocupación por que una vez más se utilice el tema catalán como arma de confrontación electoral' ante la proximidad de las municipales. El PP ya demostró hace dos semanas, a cuenta de la utilización en el Senado de las lenguas cooficiales en el debate de las mociones en el pleno, que tiene intención de apurar la cuestión.

La economía monopolizará el próximo encuentro con Zapatero

La reunión con el rey aparecía en la agenda de Mas como trámite imprescindible previo a su primer encuentro con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, el próximo lunes. La relación entre ambos se enfrió después del pacto por el Estatut que alcanzaron en enero de 2006. Tras ese acuerdo, el entonces líder de la oposición catalana se distanció del jefe del Ejecutivo central, de quien ha llegado a manifestar que 'tiene un problema de credibilidad espectacular'.

En este esperado encuentro con Zapatero, Mas deberá negociar varios asuntos económicos que tiene sobre la mesa y que requerirán de la complicidad del Gobierno central. El president ya ha solicitado al jefe del Ejecutivo que se comprometa a aportar este año la misma financiación que Catalunya recibió en 2010, por encima de los 16.000 millones de euros.

Asimismo, debe pedir autorización para emitir deuda, algo que desde el Govern ya planifican hacer el próximo marzo. Además, Mas podrá preguntar a Zapatero sobre los mil millones de euros que, según dijo, adeuda el Estado a Catalunya por el fondo de competitividad recogido en el acuerdo de financiación de 2009.

También podrán discutir sobre el déficit de las autonomías y la limitación presupuestaria impuesta por el Gobierno, una limitación que Mas quiere cumplir si Zapatero le ayuda en su objetivo.