Público
Público

"Mi coche es de otro siglo, no aguanta a 120 km/h"

El parque automovilístico español envejece a marchas forzadas y cerca del 40% de los vehículos tiene más de diez años, edad a la que el coche registra mayor riesgo de sufrir accidentes, según datos de la DGT

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¿La polémica de los 110 kilómetros por hora? Eso no va conmigo. Mi coche a 90 empieza a vibrar y, como lo deje un rato a 120, echa humo por el capó'. Julio Marqués, de 23 años, describe su Opel Kadett blanco de 1986 como 'una lata clásica y entrañable' que heredó hace ya tres años de su abuela y del que, por el momento, no piensa deshacerse: 'Falta dinero y, pese a que da algún problema, va tirando'.

La crisis está provocando un progresivo envejecimiento del parque automovilístico en España, situándolo junto al de Grecia en el desguace de Europa. La media de turismos con más de diez años se acerca al 40% del total, siete puntos por encima de la media europea, según la Asociación Nacional de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios. Además, dos de cada tres compradores españoles se decantaron en 2010 por vehículos de ocasión.

Los últimos datos desglosados de la Dirección General de Tráfico (DGT), que corresponden a 2009, evidencian que la mayor parte de los accidentes en los que se registran víctimas se producen, precisamente, con turismos cuya antigüedad se sitúa en el tramo de los 8 a los 10 años, con 13.496 casos. Una cifra de siniestros que dobla a los que se contabilizan en vehículos con cinco años y lejos de los 1.722 que sufren los de reciente adquisición.

Se puede decir que los coches de los abuelos han vuelto a la carretera. Heredados de generación en generación o rescatados de un viejo garaje siguen sumando kilómetros, con la diferencia de que ahora son sus nietos quienes se ponen al volante. En la actualidad hay cuatro millones de vehículos en España circulando con más de 20 años de uso.

La cifra de muertes sigue disminuyendo pese al envejecido parque móvil

Los talleres también notan la crisis. La Confederación Española de Empresarios Profesionales de la Automoción cifra en un 20% la reducción en operaciones de mantenimiento y su portavoz, Nuria Álvarez, advierte de que 'se apura al máximo para ir al taller', por lo que el coche llega 'muy deteriorado' y supone un 'peligro' para la seguridad vial.

Las reparaciones, sin embargo, se mantienen e, incluso, se han encarecido en un 16%. Cuando el coche sufre una avería, los usuarios no pueden prescindir de él aunque, según apunta Álvarez, llegan al taller pidiendo, desde un primer momento, que al coche le hagan 'lo justo'.

José Antonio lleva desde los 14 años trabajando como mecánico en Madrid y ahora, con 52, reconoce que la situación está 'peor que nunca'. En Auriga Motor, taller oficial donde desarrolla su labor, acuden los coches para las revisiones periódicas ya fijadas por la marca pero, según explica, 'cuando surgen problemas adicionales los clientes piden el presupuesto y esperan todo lo que pueden hasta volver para arreglarlo'.

Julio no tiene ese problema con su Opel Kadett porque cuenta con un mecánico en casa, su padre. 'El volante cuesta girarlo, la suspensión me da algún susto a la hora de coger las curvas, necesito un buen espacio para frenar y consume lo que no está escrito pero, al final, todos los años pasa con éxito la ITV', afirma con cierto orgullo.

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es la prueba definitiva. Un total de 15,7 millones de coches fueron inspeccionados en 2010, lo que pone en evidencia que entre un 13 y un 17% del parque automovilístico continúa sin acudir a este trámite obligatorio. Una cifra que 'tiene un impacto claro en la siniestralidad', según la Asociación Española de Entidades Colaboradoras en la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV).

De los vehículos presentados, una quinta parte no pasó el test por 'fallos graves', la peor cifra de los últimos años. El apartado en el que más defectos de este tipo se hallaron fue el de alumbrado y señalización (22,9%), seguido de ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (19,9%) y frenos (16,8%).

El presidente de la patronal de concesionarios de automóviles Faconauto, Antonio Romero-Haupold, recuerda que 'la probabilidad de sufrir un accidente se dobla cuando se conduce un vehículo de más de diez años'. Sin embargo, la venta de coches sigue cayendo en picado. En el primer semestre del año los concesionarios recibieron como media la visita de sólo dos clientes nuevos al día que, de forma mayoritaria, optaron por adquirir vehículos de ocasión.

Aun así, Romero-Haupold confía en que la situación mejore: 'Nuestro sector es uno de los pocos en condiciones de dar alegrías a la economía'. Asimismo, apunta una de las claves para la reactivación al recordar que 'cuando ha habido algún plan de achatarramiento' los coches de más de diez años acababan en el desguace y su valor residual bajaba, mientras que ahora está subiendo'.

La caída de las matriculaciones es otro tema que también preocupa a los profesionales del ramo. Mientras que entre enero y mayo de 2010 se matriculaban 625.474 coches nuevos, en el mismo periodo de este año lo ha hecho 485.793, un 22,33% menos. Las transferencias de turismos, por su parte, pasan de 859.145 a 786.025, una caída menos drástica, pero igualmente significativa.

La crisis del sector ha llevado a catalogar un nuevo tipo de vehículo, por ser el más demandado en estos momentos: el 'coche mileurista'. Este tiene más de diez años de antigüedad y, en ningún caso, su precio pasa de los 3.000 euros. El cliente habitual que lo reclama es mayoritariamente joven o inmigrante.

Sergio Benito rompe con las estadísticas. Este joven se deshizo el año pasado de su viejo Audi 90, por el que recibió 500 euros del concesionario, para comprar un Seat León nuevo del que aún le quedan por pagar más de 60 mensualidades. 'Para mi familia fue difícil mandarlo al desguace. Aún guardamos el embellecedor en casa e, incluso, nos hicimos todos una foto con él', recuerda.

Con 23 años de edad y siendo aún estudiante, Sergio reconoce tener 'suerte' puesto que, entre el sueldo que gana como camarero a tiempo parcial y la ayuda de sus padres, puede permitirme esta inversión que otros no llegan ni siquiera a plantearse.

'Los coches llegan muy deteriorados', dicen los dueños de talleres mecánicos

Con el objetivo de cambiar la tendencia y rejuvenecer el mercado de vehículos en España, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, propone un nuevo Plan Prever para la compra de vehículos nuevos y la eliminación del impuesto de transmisiones particulares para vehículos de menos de cinco años. Esto implicaría eliminar una carga del 4% que se grava sobre el valor fiscal del coche, más alto cuantos menos años de uso tiene. 'Si no se puede acceder a un coche nuevo vamos, al menos, a fomentar los seminuevos', apostilla.

Además, hace especial hincapié en la importancia de reducir la contaminación y la factura energética, algo que ve 'imposible' si estos coches siguen en la carretera. Arnaldo recuerda que el Gobierno insistió que con la reducción temporal de la velocidad máxima a 110 km/h pretendía reducir el consumo, pero destaca que en que este tipo de coches antiguos 'consumen más hasta yendo a 50'.

En este sentido, el presidente de la Asociación Nacional de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, critica la política del Gobierno, que ha optado por invertir 72 millones de euros en el desarrollo del coche eléctrico (aún fuera del mercado), cuando ese dinero 'se podría haber usado, en primer lugar, para retirar del parque los vehículos más desfasados'.

Los ecologistas también se han posicionado al respecto. La responsable de la campaña de transporte y cambio climático de Greenpeace, Sara Pizzinato, no quiere hablar de coches viejos y nuevos, sino de coches 'más o menos contaminantes'.

La media de emisiones de los vehículos matriculados en lo que va de año se sitúa en los 137 gramos de CO² por kilómetro, por encima de los 130 que marca la normativa europea para el 2015. Por ello, Pizzinato apuesta por aprobar un impuesto que 'castigue' a los coches que más contaminen.

A pesar de todos los perjuicios que conlleva este hecho, el progresivo envejecimiento del parque en España no se ve reflejado en las muertes en carretera. El número de fallecidos en lo que va de año es de 686, un 11% menos que en el mismo periodo del año anterior. Unos datos que siguen una tendencia a la baja que ha llevado a que se reduzcan en los últimos cinco años la cifra de muertes a la mitad.

El Opel Kadett de Julio mantiene la chapa impoluta, aunque reconoce haber tenido sustos, ya que el coche 'empieza a ser un peligro', tanto para él 'como para el resto de conductores'. Es consciente de que cualquier día su 'lata clásica' le dejará tirado 'en medio de cualquier carretera'. En cualquier caso, tiene claro que si decide deshacerse del coche no va a recibir a cambio 'ni un duro' y, por lo tanto, hasta que las cosas vayan mejor, seguirá sumándole kilómetros al contador. Ya va por 700.000.

El 'Plan Renove de Neumáticos', impulsado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, entró en vigor el pasado 10 de junio con el objetivo de subvencionar hasta el próximo diciembre la compra de neumáticos más eficientes, con 20 euros de ahorro por unidad, a cambio de sustituir los antiguos.

Sin embargo, la medida ha sido recibida con escaso interés por parte de los fabricantes de neumáticos. Tan sólo tres marcas se han inscrito, por el momento, en el Instituto para la Diversificacion y Ahorro de la Energía (IDAE).

Otro de los problemas es su escasa cobertura. El Gobierno prevé subvencionar un total de 60.000 operaciones de cambio de los cuatro neumáticos, es decir, 240.000 unidades, mientras que en España el mercado de reposición está entre los 16 y 18 millones de unidades anuales.

Los talleres, por su parte, sí han mostrado un mayor interés y hay 5.000 centros que han presentado la documentación requerida. De ellos, más de 2.700 aparecen como puntos de referencia para acceder a las subvenciones en la página web del IDAE.