Público
Público

Montilla tacha la reforma de imposición de Merkel y Sarkozy

"Espero que el texto definitivo sea mínimamente decente", asegura el máximo dirigente del PSC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El aún líder de los socialistas catalanes, José Montilla, abordó hoy el debate sobre la regla de gasto público que el Gobierno y el PP quieren incorporar a la Constitución para expresar el desacuerdo de su partido. El ex president de la Generalitat se mostró, no obstante, comprensivo con la decisión adoptada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

'No soy un entusiasta de esta reforma', confesó el primer secretario del PSC. 'Esto es algo que no teníamos en nuestro programa ni estaba entre nuestras propuestas'. Pero, a pesar de ello, manifestó que 'hoy tiene más costes no hacer esta reforma que hacerla'. Montilla se pronunció en esos términos durante su intervención en la jornada anual de debate que cada verano organiza en Vilopriu (Girona) la corriente del PSC Nou Cicle, agrupada en torno al histórico dirigente Raimon Obiols.

El déficit público, subrayó el expresident, es 'a veces necesario'

Con cierto escepticismo , el expresident de la Generalitat añadió que espera que el texto definitivo sea 'mínimamente decente' y se mostró esperanzado en que el acuerdo se abra no sólo a PSOE y PP sino también a los partidos 'más pequeños y a los nacionalistas'.

Montilla dijo estar convencido de que 'esta reforma está hecha porque es una condición del trío Merkel-Sarkozy-Trichet por la compra de deuda española por parte del Banco Central Europeo'. Montilla dijo entender que 'el presidente o los ministros' hayan negado que eso sea así, pero se mostró pragmático: 'Han puesto estas condiciones y no sé si tenemos otra opción'.

El PSC quiere que el pacto se extienda a otras formaciones políticas

Lacónico y con su tradicional gesto circunspecto, el ex president se mostró esperanzado en que 'ojalá' se avance en 'un gobierno económico europeo'. Citó la creación de un tesoro o la emisión de eurobonos y pidió una gobernanza que vaya más allá de la 'consolidación fiscal' para abordar también 'políticas industriales o de innovación'.

Sin embargo, no ocultó que su optimismo es escaso: 'Nosotros podemos hacer propuestas, pero quien tiene la chequera son otros'. En este sentido, no tuvo pelos en la lengua a la hora de señalar las miserias de la socialdemocracia en Europa: 'La izquierda gobierna sólo en Chipre, Eslovenia, Grecia y España; difícilmente se pueden dar lecciones ni liderar una alternativa a quien tiene la sartén por el mango'.

El president quiso aclarar que su oposición a esta reforma no implica un elogio del déficit, recordando que 'gastar más de lo que ingresas no es bueno ni en la familia, ni en una empresa, ni en la administración'.

Asimismo, Montilla quiso reivindicar la teoría keynesiana para advertir de que 'el déficit público a veces es necesario cuando hay crecimientos económicos bajos y son necesarios los incentivos públicos'. Su posición en este campo, insistió, está alejada de dogmatismos: 'No soy defensor del déficit por el déficit ni creo que haya que sacralizar el déficit cero'.

Montilla lamentó que lo ocurrido es fruto de 'una Europa con un liderazgo débil' y recordó que 'la canciller [Merkel] está más preocupada por la política interna que por otras cosas'. En la misma tesitura situó al primer ministro francés y lamentó que existen otras fórmulas a las que CiU está aplicando en Catalunya y a las que se impone en la mayoría de países europeos: 'Había otras vías, como subir impuestos: tenemos una de las fiscalidades más bajas de Europa y eso no es de recibo'.

El líder socialista pidió 'aceptar las reglas de juego' para evitar recortes y hacer políticas sociales: 'Si queremos gastar más, o ingresamos más o tendremos más déficit y un banquero nos impondrá sus condiciones'.

El ex president quiso acabar alertando de que 'nada peor para los más desfavorecidos que una derecha con mayoría absoluta'. Recordó que el PP 'tiene un cinismo increíble y fruto de eso son los socios de CiU' y recordó que la derecha, en la oposición, 'pide menos impuestos y más gasto público'.

Montilla tuvo un mensaje para Artur Mas y su ejecutivo: 'El de CiU es un Gobierno con características muy neoliberales, menos comunitarista de lo que era el pujolismo clásico, con muchos miembros que no creen en el Estado del bienestar'.

Desde el PSC aclararon que el voto favorable o contrario a la reforma se discutirá este lunes en la reunión de una ejecutiva del partido que también discutirá si apoya un referéndum ciudadano sobre el cambio de la Constitución.