Público
Público

La muerte de Zapata reabre el debate sobre Cuba en IU

La "condena" de los ediles madrileños de Rivas Vaciamadrid desborda la tesis oficial de la federación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Entenderéis que en el preciso momento de la votación, me han entrado unas ganas tremendas de vomitar y me he tenido que marchar con urgencia al baño”. Lo cuenta en su blog la dirigente de IU Sira Abed Rego, concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid (Madrid). Y se refería a la votación en el pleno del Consistorio, este jueves 25 de marzo, en el que IU y PSOE –los dos partidos de gobierno– aprobaron una moción más exigente hacia Cuba. Un texto que “condena” (y no sólo lamenta) “la muerte del preso de conciencia Orlando Zapata” el pasado 23 de febrero, tras 86 días de huelga de hambre, y que también exige a las autoridades de la isla “que pongan en libertad a todos los presos políticos”.

Esa moción es similar a la declaración institucional aprobada por unanimidad (también con Unión del Pueblo Navarro, por tanto) por la Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra el pasado 1 de marzo y la impulsada por el Ayuntamiento de Toledo el día 18, igualmente con el PP. El Senado discutirá el tema en tres semanas, a propuesta del PSOE, después de que todos los grupos dejaran aislados a los conservadores por su pretensión de volver a la Posición Común, pactada por los miembros de la UE el 2 de diciembre de 1996, empujados por el Ejecutivo de José María Aznar. Iniciativas parejas se repiten por toda España, en buena medida por el interés del PP en retratar a todos los partidos y marcar distancias frente a la dictadura cubana.

El texto de Rivas ha levantado recelos en las últimas horas en Madrid y en la dirección federal, y ha probado que en IU conviven dos sensibilidades. Una mayoritaria, de absoluto respaldo al castrismo, aunque se asuma que 'la revolución no es perfecta' y que 'se cometen errores y desviaciones”. Y otra, minoritaria –y casi circunscrita al ala de IU Abierta, el de Gaspar Llamazares e Inés Sabanés–, que demanda a la izquierda “una reflexión”, exige a la isla cambios y entiende que hay presos políticos. “Está claro que según nuestra visión occidental, Cuba no es una democracia”, escribió la diputada madrileña en el chat de Público.es. El debate se ha multiplicado en el último mes en foros como ILoveIU.org.

Ambos bloques pactaron el 13 de marzo, en la Presidencia Ejecutiva Federal, una moción para trasladarla allí donde IU tiene representación, en ayuntamientos y en parlamentos regionales. No se habla de condena ni de libertad para los presos de conciencia.

¿Qué ocurre cuando IU no tiene mayoría absoluta? Es lo que sucedió en Rivas, una localidad de 70.000 habitantes al sureste de Madrid donde la federación obtuvo el 45,4% de los votos y 12 ediles (frente a los seis de PSOE, seis del PP y uno de Ciudadanos por Rivas). Una de las joyas de la corona de IU, donde el sector gasparista es mayoritario.

Allí, el PP presentó una iniciativa “durísima” con Cuba. El alcalde, José Masa, negoció con el PSOE un texto alternativo. “No es la moción que queríamos, pero si gobernamos con el PSOE hay que pactar y derrotar al PP, no permitir que diga que no condenamos lo de Zapata. Si aceptamos los informes de Amnistía Internacional [AI], deberemos aceptar entonces que AI dice que allí hay presos de conciencia. No presentar un texto alternativo para contestar al PP o no pactar con nuestros socios de gobierno es jugar a la chica”, dicen fuentes cercanas al regidor.

La noticia llegó hasta la dirección federal, y se abordó en la reunión de la ejecutiva del lunes. Se acordó que la secretaria de Política Institucional, Montse Muñoz (IU Abierta), hablara con Rivas. “Me lo explicaron y entendí que su actitud se ajustaba a la posición de la cúpula federal, teniendo en cuenta que gobernamos allí con el PSOE”.

Masa recibió “presiones” de la ejecutiva madrileña y la federal, para que no se aprobara la moción con el PSOE, relatan fuentes próximas al alcalde. El pleno validó el jueves el documento, aunque dos ediles más críticas –una de ellas, Sira Abed Rego; la otra, Yolanda Martín– se ausentaron en la votación. Los gasparistas piden a la mayoría que no se hagan “cacerías” contra ellos.

“No vamos a hacer nada contra IU Rivas –esgrime Antero Ruiz, coordinador de la ejecutiva madrileña–. Nos dirigimos a ellos para saber qué iban a hacer. Además, la competencia en política internacional es del aparato federal”. El secretario regional de Movimientos Sociales y de Refundación, Ismael González, censura que IU Rivas “haya desobedecido lo que pactó el federal, el respeto al pueblo cubano y que no haya injerencias”. González cree que “no era necesario” que Masa presentara alternativa al PP. Bastaba con votar en contra, alega. El Consejo Político Regional, que se reunió ayer viernes, confirmó que no se van a tomar medidas disciplinarias. 

“Hay que denunciar la durísima ofensiva de la derecha con Cuba, pero hay que reconocer el error con Zapata. La izquierda debe ser coherente, y la mejor forma de defender Cuba y sus logros en estos 50 años es censurar esos errores, no callarlos”, contrapone un dirigente gasparista.

“La posición de IU es la fijada el 13 de marzo. Lo importante es garantizar la cohesión. Pero no vamos a darle mayor importancia a un tema menor, sobre todo porque lo más importante es la crisis y cómo salimos de ella”, zanja Willy Meyer, secretario federal de Política Internacional.

Coincide con él José Luis Centella, secretario general del PCE, que elude entrar en “debates tramposos y trucados” sobre derechos humanos, “cuando se vulneran en muchos países del mundo: en España, en Europa, en Estados Unidos, en Colombia...”.

 


La propuesta de moción para ayuntamientos y parlamentos autonómicos que aprobó la Presidencia Ejecutiva Federal de IU por unanimidad el pasado día 13 parte de la base de que Cuba es “el único Estado del mundo con un trato de excepción”, porque es el único sobre el que pesa una Posición Común de la UE.

El texto después “lamenta” (no condena) la muerte de Orlando Zapata y pide a la Unión que “ponga fin” a la Posición Común pactada en 1996. Requiere al Consejo Europeo y a la presidencia española de la UE que exija a EEUU a dejar su bloqueo económico sobre la isla.

La moción también reclama una “asociación duradera” entre la UE y La Habana para tratar temas de “interés común”, incluidas las libertades fundamentales. Se exige el “respeto estricto de los derechos humanos en todos los países del planeta” y se rechaza la “utilización partidista” de los mismos. Por último, IU se compromete a 'promover el desarrollo de los derechos individuales y colectivos en todos los países sin instrumentalización política ni injerencias'.