Público
Público

La nieve deja sin clase a 260.000 niños en Catalunya

Este viernes y sábado serán días muy fríos. A partir de ahí las temperaturas empezarán a subir, pero podrían volver a bajar la semana que viene

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Playas nevadas, miles de niños sin clase 260.000 sólo en Catalunya y numerosas carreteras cortadas, especialmente, en el norte y nordeste peninsulares. Estas fueron las principales consecuencias de la ola de frío polar que llegó ayer a España procedente de Siberia. Con unas temperaturas máximas de entre 0 y 5 grados y unas mínimas de entre -5 y -10 grados, buena parte de la Península vivió uno de los descensos térmicos más acusados de los últimos tiempos.

De hecho, según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ángel Rivera, esta 'ola siberiana' podría ser 'de las cuatro más frías desde 1950'. Además, las rachas de vientos del nordeste provocaron que la sensación térmica fuese 'de aún más frío', explicó Rivera.

El Parlament catalán tuvo que suspender la sesión de tarde

La cota de nieve también cayó ayer hasta alcanzar el nivel del mar en varias zonas norteñas de Catalunya y Euskadi. Las fuertes nevadas complicaron la circulación en más de 30 puertos de montaña, donde fue necesario el uso de cadenas. Otros tramos de vías de Granada, Salamanca, Teruel, Valencia, Ávila, Burgos, Cantabria, Palencia y Barcelona también se vieron afectados, informó la DGT.

Debido a ello, numerosos colegios se vieron obligados a suspender las clases en Catalunya, Cantabria, Castilla y León y Euskadi. Catalunya se llevó la peor parte, a pesar de que los efectos del frente fueron muy inferiores a lo esperado por la Generalitat. Aun así, 260.000 alumnos no fueron ayer al colegio y tanto las escuelas como el propio Parlament suspendieron la sesión de tarde para evitar problemas de movilidad, informa Brais Benítez.

El temporal quiso que la nieve acumulada se restringiera al norte del territorio. En algunas zonas se produjeron cortes de electricidad, pero la nieve no llegó a afectar a las grandes ciudades, como Barcelona, donde nevó por la mañana sin llegar a cuajar. La menor afectación urbana no evitó, no obstante, que se tuvieran que cortar algunas carreteras. Para reducir riesgos, el Gobierno catalán ha previsto prescindir del transporte escolar interurbano en las provincias de Barcelona y Girona, si bien los centros escolares se mantendrán abiertos. Ayer un bus escolar se salió de la vía en Sant Agustí de Lluçanès, aunque ninguno de los estudiantes resultó herido.

Las heladas se extenderán hoy por el resto de la Península

En Cantabria, unos mil niños según estimaciones de la Consejería de Educacióntambién vieron interrumpida su jornada por el cierre de colegios y los problemas en las rutas de transporte. Algo parecido ocurrió en algunos municipos de Castilla y León, donde unos 400 niños de zonas rurales no pudieron desplazarse para ir a clase. En Euskadi fueron las universidades de Gipuzkoa las más afectadas. Además, la diputación provincial recomendó suspender las competiciones deportivas previstas para el fin de semana.

Por otro lado, la sierra madrileña registró rachas de hasta 80km/hora y, al cierre de esta edición, la Aemet preveía en la zona temperaturas de hasta -11 grados para esta madrugada. En el resto de la comunidad, la previsión era de -4 grados.

Esta situación, que ayer afectó especialmente al norte, se extenderá a partir de hoy al resto de la Península y Balears. El frío y las heladas serán generalizadas, debido a la irrupción de la masa de aire frío que entró por el nordeste y atravesará el país. Hasta el domingo, las temperaturas oscilarán entre -10 y 5 grados en el interior y en el norte, las máximas no superarán los 0 grados. La cota de nieve se situará en estas regiones entre 0 y 400 metros. En las zonas más altas, las mínimas estarán por debajo de los -10 grados.

Esta situación azota al este de Europa desde hace una semana y se ha cobrado ya casi un centenar de vidas. En España, el Ministerio del Interior activó ayer el Plan de Vialidad Invernal.