Público
Público

"No es justo que digan que fue una imprudencia de las víctimas"

Familiares de los jóvenes que podrían haber fallecido en el accidente ferroviario de Castelldefels son atendidos en Barcelona por psicólogos a la espera de noticias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los familiares y allegados de los jóvenes que pueden haber fallecido en el accidente ferroviario acaecido la pasada madrugada en el apeadero de Castelldefels-Platja (fotogalería) han sido trasladados esta tarde al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia de Barcelona desde el Centro Cívico Frederic Mompou de la localidad costera, donde médicos, enfermeras y un grupo de hasta diez psicólogos los han atendido a la espera de noticias sobre sus familiares.

'Como todavía no hay una lista de víctimas, los familiares se van haciendo a la idea de que si sus seres queridos no están entres los hospitalizados lo más probable es que hayan fallecido', ha reconocido Andrés Cuartero, coordinador de psicólogos del SEM (Servicio de Emergencias Médicas) de Barcelona. 'Lo importante es que no se sientan desatendidos. Por el tipo de suceso será un proceso duro, largo y complejo', ha añadido Cuartero. 'La mayoría era gente muy joven, de origen suramericano e iba en grupo'.

Los familiares de los jóvenes que pueden haber muerto, así como el cónsul de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellana Ruiz, que también se acercó hasta el centro cívico Frederic Mompou, lamentaron que las autoridades catalanas hablen de negligencia de las víctimas en el atropello.

'Cómo puede pasar eso en Barcelona. Tendrían que haber tomado medidas en una noche como esa. No es justo que digan que fue una imprudencia; el acceso al puente tendría que haber estado abierto. No había ni un guardia, ni señalización. Y el tren iba sin luces. No pitó hasta que estuvo encima y paró un kilómetro después, es increíble', lamentaba Andrea Quevedo, quien anoche esperaba en la estación de Castelldefels-Platja la llegada de sus primos, que fueron embestidos por el Euromed procedente de Alicante. Entre ellos, Diego Fernando Chamorro, de 24 años, de quien seguía ignorándose su paradero a las dos de la tarde.

Los trabajos de identificación de algunas de las doce víctimas se prolongará hasta la mañana del viernes debido al mal estado en que han quedado muchos de los cuerpos tras el tremendo impacto recibido. Así lo declaró la consellera de Justicia de la Generalitat de Catalunya, Montserrat Tura, para quien la prioridad es identificar 'bien' a los fallecidos antes que hacerlo 'rápido'.

Tura aseguró que los expertos utilizan todas las técnicas a su alcance para realizar lo antes posible la identificación, a partir del ADN, de las huellas dactilares e incluso de partes concretas del cuerpo, pero que el estado de los restos no permitirá hoy más que hacer 'una hipótesis de identificación', que se intentará ratificar con las familias.

La identidad de algunos de los fallecidos, según la consellera, podría conocerse 'relativamente pronto' pero en otros casos podría tardarse más si fuera necesario realizar análisis más complejos, por lo que solicitó 'tiempo' para que los equipos de medicina forense hagan su trabajo de manera impecable.

Respecto a los 14 heridos (ocho hombre y seis mujeres), la consellera de Sanidad, Marina Geli, informó de que uno de ellos, ingresado en el hospital de Bellvitge, está en un estado de 'extrema gravedad' y otros dos se encuentran muy grave y grave. Entre los heridos hay dos menores, aunque no se teme por su vida. Geli explicó que todas las víctimas mortales —excepto una— tenían menos de menos de 28 años (ver vídeo).

La consejera aseguró que es 'muy posible' que las víctimas acudían a la playa a celebrar la verbena de San Juan. Esa deducción indicaría que las víctimas atravesaban las vías por un lugar indebido cuando fueron arrolladas por el tren, un Euromed Alaris proveniente de Alicante. Ha sido la peor tragedia ferroviaria desde 2003, cuando murieron 19 personas en Chinchilla (Albacete) al chocar un Talgo y un mercancías.