Público
Público

La nueva Zaragoza arranca con la Expo

El nuevo modelo de ciudad apuesta por acercar la ciudad al río y por ganar peso como nudo logístico del nordeste de España 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta ciudad avanza a mil por hora. Es Zaragoza. Una mezcla de estrategia y recursos están ejerciendo en la capital aragonesa una transformación comparable a la vivida por Barcelona en 1992. Lo primero, la estrategia: el proyecto de ciudad pasa por hacer del Ebro la principal arteria de una urbe que quiere ser referencia en sostenibilidad. Pasa también por una gran apuesta por las nuevas tecnologías llamada Milla Digital. Y por aprovechar además la ventaja que les llegó sobre raíles: con los nuevos trenes de alta velocidad, Zaragoza está en el medio de todo, entre Madrid y Barcelona o en el medio de la futurible línea Valencia-Bilbao. Y  hay planes en el Ayuntamiento para poner en valor esa nueva situación estratégica.

Dinero también ha habido, al menos hasta ahora. Las cuentas de la inversión pública se refieren a 2.500 millones de euros convertidos en proyectos en los últimos años. El AVE Madrid-Barcelona, por ejemplo, costó 7.000 millones. 2.500 millones de euros son un pastón.
Hay un pistoletazo de salida, la Expo 2008, dedicada al agua y al desarrollo sostenible y que se celebrará entre el 14 de junio y el 14 de septiembre. Recordatorio imprescindible: no se trata de una exposición universal sino de una exposición internacional. Y eso es algo que afecta, por ejemplo, a la extensión que puede tener el espacio expositivo. Para las exposiciones internacionales, el límite son 25 hectáreas. De todas maneras, para quien vaya a visitar el recinto de la Expo 2008, la superficie intervenida que podrá conocer serán unas 145 hectáreas—lo que ocuparían unos 150 campos de fútbol reglamentarios—.

Más allá del área de la Expo, la construcción del Parque del Agua o la apuesta por arquitecturas singulares como el Pabellón Puente que diseñó la arquitecta iraní Zara Hadid están pensadas para encantar al visitante.Todo gira alrededor del río. Habla el teniente de alcalde de Zaragoza y mano derecha del regidor Belloch, Fernando Jimeno: “Esta ciudad, como todas las ciudades, estaba de espaldas al río, y a sus ríos. ¿Qué es lo que se ha hecho? Cambiar la ciudad para que la gente se plantee el río como la calle principal de la ciudad. No es algo que haya comenzado ahora, ni con la Expo, pero sí que se está haciendo realidad”.

A mismo tiempo se van haciendo realidad otras cosas. La llegada del AVE sirvió para intervenir sobre el antiguo trazado del ferrocarril y liberar un área enorme y alargada de terreno en Zaragoza. Con asesores como el prestigioso Instituto para las Tecnologías de Massachusetts (MIT), la Milla Digital tiene entre otros objetivos la creación de suelo para empresas dedicadas a las nuevas tecnologías o la creación de un auténtico laboratorio, a pie de calle, para probar nuevas tecnologías de la comunicación. Cuando explican el proyecto desde el Ayuntamiento de Zaragoza, hablan por ejemplo de paneles publicitarios que mediante tecnología Bluetooth cambien en función del perfil del viandante.

Claro que si ahora ya se puede hablar de esas cosas es gracias, en parte, a la multimillonaria inversión asociada a un proyecto de Expo que comenzó a gestarse cuando el Partido Popular ocupaba la alcaldía y  que los socialistas gestionan desde 2003. Dice Fernando Jimeno: “La Expo nos ha permitido resolver todos nuestros problemas de infraestructuras”. Desde el movimiento vecinal, el presidente de la Federación de Asociones de Barrios de Zaragoza, Miguel Ángel Mallén, coincide con que la capital de Aragón está viviendo un momento histórico clave. “Se están haciendo grandes obras que habían sido reclamadas durante los últimos 20 años”. Miguel Ángel Mallén defiende que todavía hay cuestiones por resolver. Pero defiende, eso sí, que Zaragoza es una ciudad “en la que se vive muy bien”.