Público
Público

Nuevo caso de corrupción en la obra pública catalana

La Guardia Civil registra GISA y detiene, entre otros, a uno de sus altos cargos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Guardia Civil registraron ayer las oficinas de GISA, la empresa pública que adjudica la mayor parte de las obras de la Generalitat, en busca de irregularidades en la concesión de contratos. A lo largo del día se realizaron al menos dos detenciones. La documentación incautada se refiere al periodo 2007-2009 en la provincia de Girona, según confirmó la Conselleriade Economia i Coneixement.

Fuentes de la Guardia Civil informaron de que el juez ha decretado el secreto de sumario y que la operación sigue abierta, de manera que no se descartan nuevas detenciones Ayer mismo también hubo registros en dos empresas constructoras de Girona. Al cierre de esta edición, las informaciones eran confusas. Algunas fuentes hablaban de cinco detenciones y otras de diez personas imputadas, aunque la Guardia Civil sólo confirmó dos arrestos. Entre los detenidos hay, al menos, una persona responsable de GISA, el gerente encargado de carreteras en Girona, Jordi Vergé.

Se investigan las adjudicaciones en Girona desde 2007 a 2009

También podrían estar detenidos empresarios a los que, según parece, se les adjudicó a dedo algunas de las obras que tenía que realizar la Generalitat. La sospecha nació desde la Oficina Antifraude y lacoordina el Juzgado de Instrucción número 5 de Barcelona. El Departamento d'Economia i Coneixement, del que depende GISA, emitió ayer un comunicado en el que asegura que se compromete 'a colaborar con la Administración de Justicia con celeridad y transparencia'. La conselleria reclamó 'la presunción de inocencia' de los implicados hasta que acabe la investigación y abrió la puerta a elaborar auditorías internas para analizar lo sucedido.

El registro se realizó en las ciudades de Barcelona y Girona. Toda la documentación que se llevó la Guardia Civil corresponde a obras en carreteras adjudicadas en Girona entre los años 2007 y 2009. Vergé era el responsable de carreteras en la provincia y había alcanzado el cargo de gerente de carreteras durante la época del Tripartito, si bien se incorporó a GISA como técnico en época de CiU.

La empresa está detrás de la mayoría de los contratos públicos

Durante los años que se investigan, estaba al frente de GISA Xavier Casas, quien ha dejado de ser presidente tras la reciente victoria electoral de CiU. Casas había ocupado distintas responsabilidades en el Ajuntament de Barcelona desde 1997 hasta 2007. Llegó a ser la mano derecha del alcalde de Barcelona Joan Clos que después fue ministro de Industria y se postuló como su sustituto. Se incorporó a GISA tras ser descartado como candidato.

El despacho de Jordi Vergé fue el primero que registró la Guardia Civil en la sede de la empresa pública de Barcelona. Allí estuvieron encerrados durante un buen rato ante la sorpresa de todos los trabajadores que, inicialmente, pensaron que se había producido algún accidente laboral en una de las numerosas obras que gestiona esta empresa pública. Y es que GISA está detrás de la inmensa mayoría de las obras que se adjudican en toda Catalunya.

GISA contó el año pasado con un presupuesto de 1.056 millones de euros. En Girona, la mayoría de obras adjudicadas por la Generalitat desde 2007 y hasta la actualidad se han realizado a través de esta empresa pública. En cuanto a carreteras, la más importantes que se ha adjudicado en los últimos tres años es el desdoblamiento del Eje Transversal (C-25), unos trabajos que aún se están ejecutando y que cuentan con una partida de 865 millones de euros. Con la gestión y el mantenimiento de la futura autovía, la suma ascenderá a 1.109 millones de euros. GISA también adjudicó el eje Vic-Olot, que se inauguró en Semana Santa de 2009 y que tuvo un coste de 308 millones de euros, informa Elisabet Escriche.

La sociedad también ha concedido obras de edificios públicos durante el último trienio.