Público
Público

Un nuevo testigo llevó al hermano de Carcaño al piso del crimen

El fiscal no ha precisado si el testigo, citado para la próxima semana, era un taxista o un ciudadano particular. El padre del Cuco asegura haberlo visto a la hora del crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fiscal del caso Marta del Castillo ha revelado hoy al tribunal que enjuicia la violación y muerte de la joven que ha aparecido un testigo que trasladó a Francisco Javier Delgado, hermano del asesino confeso, Miguel Carcaño, hasta el domicilio de la calle León XIII en la madrugada del crimen.

Al comienzo de la jornada de hoy en la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, el fiscal ha informado de que el viernes pasado la Fiscalía abrió una investigación ya que apareció un testigo que dijo haber trasladado a Delgado desde la calle Luis Montoto de la capital sevillana -próxima al bar donde trabajaba- hasta la calle León XIII, donde presuntamente murió Marta.

Las diligencias de investigación para comprobar la veracidad de este testimonio estarán concluidas el martes o el miércoles, fecha en la que la Fiscalía dará traslado de sus resultados al tribunal.

El fiscal Luis Martín ha dicho que el objetivo es que este testigo, del que no ha precisado si era un taxista o un ciudadano particular, sea citado como testigo la próxima semana.

Delgado, que se enfrenta a ocho años de cárcel como presunto participante en la operación para deshacerse del cuerpo de Marta, ha declarado que durante toda la madrugada del 25 de enero de 2009 estuvo trabajando en su bar hasta las 03.00 horas.

Mientras tanto, en el juicio, el padre del menor apodado el Cuco, condenado por encubrimiento, ha dicho hoy al tribunal que vio a su hijo a las 23.30 horas de la noche del crimen y que luego estaba en casa a la 1.30 de la siguiente madrugada.

En su comparecencia como testigo ante el tribunal que juzga la muerte de Marta, Ángel R.C. ha declarado que hacia las 23.30 horas del 24 de enero de 2009 vio a su hijo en bici 'y lo mandó para casa' porque ya era la hora de recogerse.

A continuación cerró el bar donde trabajaba y se fue con su mujer a tomar una copa hasta que a la 1.30 regresaron a casa y su esposa entró al dormitorio del menor, como era su costumbre, donde en caso de no haberlo visto se lo habría comentado, según ha dicho.

Esta versión impediría que el Cuco hubiese participado en la desaparición de la joven, ocurrida hacia las 2.00 horas de la siguiente madrugada, según las acusaciones.