Público
Público

La OMS suspende la calidad del aire de España

Un estudio evalúa la contaminación de más de 1.100 ciudades de 91 países

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Santiago de Compostela, Logroño y Badajoz: las tres ciudades más respirables de España. Son los resultados que se extraen de la primera base de datos mundial sobre calidad del aire que ha publicado la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra.

Sin embargo, el análisis, que ha testado el aire de más de 1.100 ciudades de 91 países no da el aprobado a otras 25 ciudades españolas cuya contaminación media anual se sitúa por encima del límite a partir del cual es perjudicial para la salud. Un máximo que la OMS fija en 20 microgramos por metro cúbico (µg/m3) como media anual de PM10 (partículas contaminantes de menos de 10 micras de tamaño en espacios exteriores e interiores).

De las 28 que incluye la base de datos, las peores notas se las llevan Granada, Sevilla y Zaragoza, que doblan el límite recomendado, mientras que en el extremo contrario se encuentran Vitoria, Palma, Valladolid, San Sebastián, Burgos, Pamplona y Toledo, sin superar los 23 µg/m3.

Entre el resto de ciudades españolas que no superan la evaluación se encuentran Albacete, con 33 µg/m3; Málaga, Cádiz y Jaén, con 32 µg/m3; tres localidades madrileñas, cuya media supera los 30 µg/m3 y Bilbao, con la misma marca.

No obstante, la calidad del aire en España es muy superior a la detectada en las ciudades más contaminantes del mundo, de acuerdo con los datos ofrecidos por la OMS.  Mientras la media nacional se mantiene en la línea de Bélgica, Francia, Alemania, Dinamarca, Holanda o Portugal, países como Mongolia, Botsuana y Pakistán, con economías emergentes, se sitúan por encima de los 190 µg/m3, con las peores notas en calidad del aire.

Aunque María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, ha destacado la influencia de la presión ciudadana en las medidas adoptadas para la reducción de la contaminación, como el impulso al transporte público no contaminante y a los combustibles de menor impacto medioambiental, los responsables de la OMS consideran que queda mucho camino por recorrer.

Según el análisis, la contaminación urbana del aire 'está alcanzando niveles que ponen en peligro la salud de la gente', causando la muerte de más de 2 millones de personas al año. Una cifra que supone un aumento sustancial con respecto a los datos de 2004, cuando el número de muertes atribuibles a la contaminación atmosférica fue de 1,15 millones.

Sobre  el caso de España, Neira, ha afirmado que se han hecho grandes progresos en la medición de la calidad del aire, lo cual ha tildado de 'obligación' entre los compromisos para la lucha contra el cambio climático. No obstante, ha añadido que las situaciones particulares 'dependen mucho de cada ciudad, de su liderazgo político o de la presión que hagan los ciudadanos'.

Pese a que los grupos ecologistas han acusado a algunos gobiernos locales en España de situar estratégicamente las estaciones de medición de contaminación para obtener mejores resultados y no se han incluido las zonas de mayor contaminación de las ciudades, los llamados hot spots, por creerlos poco representativos, Neira considera fiables las mediciones realizadas.

'No tenemos la información acerca de donde están situadas las estaciones, pero tenemos la manera de ver si la información que nos ofrecen y publican las ciudades se corresponde o no con la zona geográfica en la que se encuentra', ha afirmado la responsable de la OMS.