Publicado: 20.07.2016 20:58 |Actualizado: 20.07.2016 21:34

"Podríamos pagar un alquiler pero 'okupamos' por desobediencia civil"

El Casal Popular de Castelló se instala en un edificio abandonado propiedad de la Sareb o "banco malo" para "dar vida al barrio y a la ciudad" y fortalecer su tejido asociativo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El Centro Social del Casal Popular se encuentra en  la Ronda de la Magdalena, 91, el barrio de La Guinea de Castellón. / Dídac Ramírez

El Centro Social del Casal Popular se encuentra en la Ronda de la Magdalena, 91, el barrio de La Guinea de Castellón. / Dídac Ramírez

MADRID.- Son parte importante y aglutinadora del tejido asociativo de Castelló desde hace 12 años. Entre sus miembros cuentan con organizaciones sindicales, colectivos feministas y asociaciones por la memoria histórica. El Casal Popular llevaba meses sin local, después de que abandonaran la antigua sede por la que pagaban un alquiler de más de 1.000 euros, una cantidad que se les hacía insostenible. Desde hace unos días ya tienen nuevo Centro Social, en la Ronda de la Magdalena de la capital.



"Vamos a intentar que los vecinos se apropien del espacio, que entiendan lo que es un centro social y que aprendan a organizarse".

"Ahora los precios de los alquileres han bajado", ha explicado Josep, uno de sus miembros, "y sí podríamos permitirnos uno, pero preferimos okupar". Es la forma de protesta que han elegido, no es por falta de recursos, han dicho, sino para reivindicar socialmente "las malas prácticas de los bancos y la especulación financiera". No querían 'okupar' un edificio de propiedad privada sino que fueron directamente a por un inmueble del llamado "banco malo" como forma de protesta. "La PAH sacó una campaña, 'Okupa la Sareb' para criticar que las entidades financieras han robado a la ciudadanía. Por eso 'okupamos', no es un tema económico".

El edificio es antiguo pero se encuentra en buen estado, según ha confirmado Josep. Tiene tres plantas y una terraza, y lleva vacío desde hace varios años. Está situado en la Guinea, un barrio obrero con una tasa de paro alta. "Vamos a intentar que los vecinos se apropien del espacio, que entiendan lo que es un centro social y que aprendan a organizarse".