Público
Público

"Una de las páginas más brillantes de la historia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A primera hora de la mañana de ayer, una gélida Sarajevo recibió a la ministra de Defensa, Carme Chacón, para celebrar el acto de transferencia de autoridad entre las fuerzas nacionales y multinacionales tras un encuentro con su homólogo Bosnio, Selmo Cikotic. En 1996, estuvo allí como observadora de la OSCE durante las primeras elecciones y en su retina se mantienen imágenes de 'resignación, destrucción, desesperanza y el miedo'. Algo que, según explicó, ha cambiado considerablemente: 'La desesperanza que veía hace unos años se ha transformado en alegría e ilusión'. Y a eso, dijo, ha contribuido la participación de España en la misión internacional Eufor-Athea.

Por eso, tanto Chacón como los oficiales de la base de Camp Butmir remarcaron la buena relación con la población y el afecto que les profesan. La razón, apuntaron, 'ser español'.

Así lo explicó la ministra durante el brindis con las tropas, a su regreso de Mostar, donde realizó una ofrenta floral en la Plaza de España, en presencia de un centenar de estudiantes del colegio Gymnasium.

En la base, Chacón presentó esta misión como una 'de las páginas más brillantes de la historia'. Lo cierto es que todos coincidieron en calificar de histórico el 18 de octubre, día del 'adiós' o el 'hasta luego' después de 18 años. Y eso, como bromearon algunos, implica 'una gran mudanza' que comenzarán a hacerse a partir de mediados de noviembre. De los poco más de 130 efectivos, entre soldados y Guardias Civiles, que hay actualmente, quedarán una veintena, dedicados a asesorar a las Fuerzas Armadas bosnias. Sobre todo en materia de seguridad. Al final de la mañana, la temperatura real de la base contrastaba con la ambiental, que había subido unos grados con la celebración. No todos los días se pone punto y final a una misión 'cumplida', como la calificó Chacón.