Público
Público

"El paso dado ahora por ETA es distinto a otros que fueron reversibles"

Entrevista a Antonio Basagoiti, presidente del PP de Euskadi. Sostiene que la banda terrorista "no es nadie para poner condiciones"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre escogido por Mariano Rajoy para abrir una nueva etapa en el PP vasco fue también, junto al socialista Patxi López, uno de los rostros del cambio en Euskadi. Ahora, Antonio Basagoiti (Madrid, 1969) es uno de los protagonistas políticos de la nueva etapa abierta tras el anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA. Atiende a Público por teléfono desde la sede del PP de Vizcaya, en Bilbao. Mima todo lo que dice. Sabe que acaricia un momento histórico.

Rajoy y usted coincidieron en que el anuncio de la banda es una buena noticia. ¿Cuál debe ser el siguiente paso?

Una entrega de las armas. Han anunciado que bajan la persiana; está muy bien. Ahora hace falta liquidar el negocio para que no haya tentaciones en el futuro.

¿Cree que el final del terror es totalmente irreversible?

El paso dado es distinto a otros en los que ha sido reversible. Primero, porque ETA es más consciente que nunca de que su camino de las armas no tiene futuro. La sociedad nunca les había dado tanto la espalda, la Policía no había sido nunca tan eficaz y las leyes nunca habían funcionado de manera tan contundente. En segundo lugar, hay pasos claros en el comunicado. Apunto dos. El primero, que han pasado de decir que para que no haya violencia hay que negociar sobre las causas de su conflicto y ahora están ya reconociendo que, en todo caso, dejan las armas y les gustaría hablar sólo de las consecuencias. El segundo: han pedido votos en el País Vasco para eliminar al que no pensaba como ellos. Ahora están pidiendo votos para respetar la vida de los demás, por lo tanto hay cambios evidentes no porque se hayan vuelto buenos porque sí, sino porque han visto que no tenían otro camino.

¿Le hiere que no todo el PP haya reaccionado en la misma dirección?

No. Es normal. El PP es plural. Hay diagnósticos que hay que tener en cuenta, pero quien marca la línea en este momento es Mariano Rajoy, como quien la marcaba antes era Aznar, y todos estamos detrás de él.

'Quien marca la línea del PP en este momento es Rajoy, como quien la marcaba antes era Aznar'

¿Qué es lo primero que pensó cuando escuchó a Esperanza Aguirre decir que el comunicado tiene “credibilidad cero”?

Es normal que se puedan decir esas cosas porque ETA es una banda que muchas veces ha dicho A y ha hecho B. Pero cuando vas viendo el contenido total del comunicado e interiorizando que han llegado aquí porque no tenían otro camino, ya vas sopesando cuál es la situación del momento.

¿Le preocupa la desconfianza que el PP vasco genera en un determinado sector de la derecha y de los medios de comunicación?

No. Si Rajoy ha demostrado algo importante en su actuación ha sido su independencia, su sentido de Estado. Quien realmente ha entorpecido la libertad no han sido sectores llamados de derecha, sino quienes utilizaban el terrorismo.

A los dirigentes del PP vasco se les acusa de ser tibios.

Hay que ver cada etapa en su contexto. Entiendo a Carlos Iturgaiz [expresidente del PP vasco y eurodiputado] perfectamente porque le asesinaban un concejal a la semana o al mes. Pero a mí me ha tocado otro momento de la realidad en el País Vasco en el que podemos ir diciéndoles [a los terroristas] que no sólo no olvidamos a los que enterramos antes, sino que les estamos ganando.

¿Acordaron Rajoy y usted los términos de sus comparecencias?

Es mucho decir que pactamos lo que íbamos a decir. Hablamos para ver nuestra posición. Tenemos un diálogo muy intenso.

'Gobierne el PP o el PSOE, este tema tiene que gestionarse, al menos, entre los dos'

¿Implica la noticia del jueves que Rajoy no instará a la ilegalización de Amaiur si gobiernan?

No. Nosotros siempre hemos sido partidarios de aplicar la ley y habrá que ver si ETA ha entregado las armas o no. El PP no cree que haya que cambiar la línea de las cosas que funcionan mientras haya motivos para ello o pueda haberlos.

Las encuestas les dan vencedores, ello implicaría que será el PP el partido al que le toque gestionar en el Gobierno el fin del terror. Rajoy acabaría teniendo que dialogar con la banda. ¿En qué términos se haría?

A Rajoy, si es el presidente, sólo le oirán decir dónde y cuándo entregan las armas. Los mayores avances se han dado siempre cuando ha habido una unidad entre PP y PSOE en esta materia. En este momento estos pasos, que más que de diálogo con ETA o de ofrecimiento a ETA son de pedagogía democrática y de fortalecimiento de nuestras instituciones, tienen que darse de la mano para que se hagan bien. Sea Rajoy el presidente, o sea Rubalcaba, o sea el que sea, este tema tiene que hacerse al menos entre los dos grandes partidos.

¿Teme que las exigencias de la banda acaben siendo tan altas para el PP que no puedan cumplirse y el proceso quede en punto muerto?

Si ellos dicen que no van a atentar más, no sé qué problema hay. ETA no es nadie para pedir condiciones.

'A Rajoy, si gobierna, sólo le oirán decir dónde y cuándo se entregan las armas'

¿Cuál sería el grado de implicación de un Gobierno del PP? ¿A qué están dispuestos?

Estamos dispuestos a hacer todo lo que se debe y está en la ley para que lleguemos a buen puerto en la derrota del proyecto totalitario de ETA. Si la pregunta es si les tenemos que dar algo, la respuesta es que no. Pero no sólo el PP, tampoco el PSOE les debe dar nada ni les daría nada.

¿Cree que Rubalcaba intentará sacar rédito electoral a este anuncio?

Podría pasar. Y podría ser también Batasuna quien pida el voto porque trae la paz. Pero a mí me importa mucho más el fondo. Siempre he dicho que era mucho más importante cómo se consigue el final del terrorismo que quién. Lo importante es que vivamos en paz y libertad y no quién se quiere poner la medalla. Y, además, quien haga una reflexión así cree que los ciudadanos son tontos. Y son muy inteligentes.

¿Qué papel cree que ha jugado el pacto que mantienen en Euskadi con el PSE en este cese definitivo de la violencia de ETA?

Se verá más con el tiempo. No pretendo ahora que el PNV se sienta agredido. Pero han cambiado muchas conciencias. Pasamos de un Gobierno vasco que decía que para que viniese la paz había que hacer el Plan Ibarretxe con la autodeterminación a un cambio político en el que ETA dice que deja las armas y no hemos tenido que dar ningún Plan Ibarretxe. Por lo tanto, ha habido un avance, y eso que PSE y PP no compartimos muchas cosas, pero hemos puesto unas bases distintas: que la paz no tiene precio.

¿Cuál es el papel que deben jugar ahora las víctimas?

Tienen que estar más presentes que nunca, aunque hay que comprender que no estén cómodas, porque nadie les va a devolver a sus familiares. Su memoria es la mejor vacuna para que nadie quiera emprender ese camino en el futuro. Tenemos que tratar mejor que nunca a las víctimas y saber que están pasando momentos difíciles porque, aunque se alegren de que a otros no los van a asesinar, recuerdan que nadie les devolverá a los suyos.

¿Cómo se siente cuando ve cómo se insulta, como ha ocurrido en los últimos días en Twitter, a Borja Semper, presidente del PP de Gipuzkoa?

Estoy convencido de que ni uno solo de los que escriben esas cosas se ha jugado la vida desde los 17 años como se la ha jugado Borja Semper. Semper podía no existir en este momento. Podía no ser padre de familia, no estar casado y no vivir por haber defendido la libertad de todos. Por tanto, algunas de esas cosas que se comentan son, al menos, una broma macabra.