Público
Público

Los peregrinos se hacinan bajo un intenso calor para ver al papa

Cientos de miles de personas esperan durante en Cuatro Vientos la gran misa de Benedicto XVI. El Samur atiende a unas 900 personas, dos de ellas graves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Calor sofocante. Temperaturas de casi 40 grados. Pero da igual. Lo importante era ver al papa. Cientos de miles de peregrinos han pasado horas y horas, en algunos casos desde la mañana, en el aeródromo de Cuatro Vientos para asistir al inicio de la vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), presidida por Benedicto XVI desde las 20.30 horas. A última hora, la lluvia ha hecho aparición, con lo que la ceremonia se ha interrumpido momentáneamente.

La tormenta provocó la caída de un poste de la luz sin alcanzar a ningún peregrino, ha afectado al revestimiento del escenario y ha tumbado varias carpas, que en su caída han causado heridas a siete personas. De los siete atendidos, tres presentaban fracturas o posibles fracturas: una chica, fractura en los huesos de la nariz; una mujer, fractura de rótula, y otra, posible fractura de hombro, mientras que el resto han sufrido contusiones.

El Samur y Protección Civil han asistido a 880 peregrinos desde que se abrió esta mañana la base aérea de Cuatro Vientos, a las once de la mañana, hasta las siete y media de la tarde. De los atendidos, 24 han tenido que ser trasladados a hospitales, dos en estado grave por un golpe de calor y por una angina de pecho, según ha informado a Efe Emergencias Madrid.

Lipotimias, mareos, síncopes y bajadas de tensión han estado a la orden del día 

Madrid ha estado hoy en alerta naranja por altas temperaturas. Hasta ocho tanques de bomberos del Ayuntamiento de Madrid han recorrido la explanada para refrescar a los asistentes. El perfil del paciente asistido es el de una mujer de entre 17 y 19 años y procedente del sur de Europa, principalmente de Francia, España e Italia, y que presentaba un síncope o lipotimia producida por el calor.   

Lipotimias, mareos, síncopes y bajadas de tensión han estado a la orden del día, debidas fundamentalmente al calor que se ha registrado durante todo el día en el aeródromo, a la falta de zonas de sombra y a la elevada concentración de asistentes.  

Eso mismo, la gran afluencia de peregrinos, ha hecho que la organización decidiera a partir de las 18 horas cerrar los accesos 1, 2, 3 y 4 del aerodrómo, con lo que cientos de peregrinos se han quedado fuera, a las puertas de poder ver a Benedicto XVI. La JMJ habilitará mañana pantallas gigantes en el estadio de fútbol Vicente Calderón para poder seguir el transcurso de la misa que oficiará el obispo de Roma. De hecho, a través de las redes sociales en las que tiene presencia, responsables de la Jornada están ya invitando a los jóvenes a acudir mañana a ese estadio de fútbol.

Fuentes de la organización de la JMJ han precisado que es previsible que tras la ceremonia de esta noche miles de peregrinos abandonen el aeródromo de Cuatro Vientos, por lo que al mismo podrán acceder muchos de los fieles que no han podido hacerlo hasta ahora.

En la explanada de Cuatro Vientos, parte de los peregrinos trataban de protegerse del sol a la sombra de las carpas de alimentación o de las capillas, o con tiendas de campaña propias. Los bomberos, a su vez, intentaban aliviar los efectos de las altas temperaturas con mangueras de agua que lanzan desde lo alto de camiones, que son 'perseguidos' por los jóvenes.

Algunos asistentes se saltan la organización para estar más cerca del escenario

Hileras enormes de personas podçian verse en los grifos de agua potable y también en los cuartos de baño. Algunos peregrinos se han quejando de que los lugares que tenían asignados previamente ya estaban ocupados por otros. La monja Mónica Alonso, agustina del monasterio de la Conversión de Becerril (Palencia), ha explicado a Efe que su grupo ha tenido que buscarse un sitio diferente del que le corresponde, pues el suyo estaba lleno.

Ha asegurado que esta cuestión estuvo mejor organizada en la JMJ de Colonia (Alemania), donde ella estuvo, y le da la impresión de que hay peregrinos que no se instalan donde les corresponde, sino que procuran ponerse lo más cerca posible del escenario. Por su parte, la malagueña Isabel Navarro ha lamentado la distribución de las pantallas para poder seguir los actos, pues hay algunas gigantes cerca del escenario, pero no en las partes más alejadas.

Ocho tanques de bomberos acuden a Cuatro Vientos para refrescar a los peregrinos

El espacio de Cuatro Vientos, con una extensión de unos 48 campos de fútbol, está dividido en unas 50 parcelas separadas por viales verticales y horizontales en cada una de las cuales se calcula que de media se acomodarán unas 10.000 personas y en las que se instalarán hasta 50 torres de sonido y otras tantas pantallas. 

El escenario está ubicado en la zona norte del aeródromo y tiene una extensión de 195 metros de largo, 38 de fondo y 22 de altura con capacidad para albergar 2.040 personas, según ha indicado el director de producción de Cuatro Vientos, Manuel Muñoz. Además, ha señalado que, siguiendo las líneas marcadas por el arquitecto, Ignacio Vicens, se ha elaborado con espuma, tela y más de una tonelada de pintura blanca.