Público
Público

Peregrinos entre rosarios y cervezas 'sin'

Los voluntarios de la JMJ toman IFEMA como centro de operaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los primeros peregrinos han llegado ya a Madrid. En el recinto ferial de IFEMA, convertido en 'centro de operaciones' de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) durante estos días de recepciones, toca pasar el registro y recibir el kit del peregrino. Esperando su turno, dentro de uno de los pabellones, coincidían ayer los voluntarios internacionales, ataviados con sus polos verdes patrocinados por Obra Social Caja Madrid, entidad bajo el mando del exministro del PP Rodrigo Rato; los peregrinos de peto naranja, encargados del orden en la organización; cientos de jóvenes; y una decena de curas con su traje negro y alzacuellos en pleno mes de agosto.

Para hacer frente a las altas temperaturas, los organizadores ya tienen preparadas 450.000 mochilas, que irán cargando con sombreros y abanicos, además de camisetas, rosarios, evangelios, mapas de la capital, guías preparadas para la ocasión e, incluso, una cerveza sin alcohol con el logo de la JMJ. Ramiro, uno de los voluntarios, va enseñando cada producto, ilusionado por este 'macroevento' que 'ya se pone en marcha'.

Mientras, la Plaza de Cibeles amaneció ayer rodeada de andamios, vigilada por policías a caballo y con agentes de movilidad dirigiendo el tráfico. Allí tendrá lugar la misa de bienvenida a Benedicto XVI el próximo jueves 18 y los madrileños empiezan a 'sufrir' los perjuicios provocados por los montajes y preparativos.

Dando un paseo por la zona, resulta normal ver a los primeros peregrinos fotografiando a los operarios o a conductores discutiendo con los agentes, en medio de la glorieta, por haberles desviado de su recorrido habitual.

El Paseo de Recoletos también se engalanó para la ocasión con una poda, fuera de las fechas habituales, de los árboles cercanos. Muchos de los vecinos empiezan a quejarse. Es el caso de Gabriel, parado de 34 años: 'No podré irme fuera en verano y, encima, me toca aguantar a Ratzinger como vecino'.