Público
Público

La 'piedra filosofal' que vino de Colombia

Detenidos dos estafadores que engañaban a joyeros con alhajas de falso oro traídas desde el país sudamericano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No era oro, pero se le parecía mucho. Tanto, que hasta los joyeros más avezados caían en este engaño con reminiscencias medievales de piedra filosofal. La Policía he detenido a dos ciudadanos colombianos, Javier V.G., de 47 años de edad, e Irma P.R., de 42, como presuntos autores de, al menos, seis novedosas estafas a establecimientos de compraventa de alhajas de Madrid y Málaga.

Ambos vendían collares, anillos y pulseras supuestamente elaboradas con el metal precioso y que en realidad eran vulgares piezas de acero recubiertos con una aleación de metales que simulaba casi a la perfección el oro. De hecho, las falsas joyas superaban sin ningún problema todas las pruebas de seguridad, incluidos reactivos químicos, que los joyeros efectúan sistemáticamente a las alhajas que compran.

La investigación se inició el pasado mes de abril, después de que varios propietarios de estas casas de compraventa denunciaran que habían sido víctimas de una estafa. Todos ellos habían adquirido alhajas que parecían ser de oro y que tenían en común su elevado peso. Sin embargo, cuando procedieron a fundirlas para elaborar nuevas piezas, descubrieron que en realidad aquellos collares, pulseras y anillos estaban hechos de metales mucho menos nobles recubiertos, eso sí, con gruesas capas de una aleación con propiedades similares a las del oro.

La posterior investigación permitió al Grupo XI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid localizar en Málaga a Javier V.G., quien finalmente era detenido el pasado 4 de junio. Según las pesquisas, él era el encargado presuntamente de acudir a los establecimientos con las falsas joyas para su venta, las cuales vendía por cantidades de entre 900 y 1.500 euros cada una, dado su elevado peso.

Sin embargo, faltaba localizar a la segunda persona que participaba en la estafa y que, supuestamente, viajaba regularmente a Colombia para adquirir ya elaboradas las fraudulentas joyas. Finalmente, el pasado domingo era arrestada en el aeropuerto de Barajas (Madrid) Irma P.R. cuando acababa de llegar de un vuelo procedente del país sudamericano. Al registrar su equipaje, los agentes encontraron más de un kilo y medio de anillos, pulseras, collares y pendientes. Todos parecían de oro, pero ninguno lo era. La piedra filosofal seguía pleno rendimiento en Colombia.