Público
Público

La píldora sin receta, un 'boom' en ventas

Las farmacias dispensan al mes 50.000 pastillas poscoitales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dispensación sin receta de la píldora del día después en las farmacias disparó las ventas. La progresión ha ido in crescendo hasta el momento. La píldora poscoital se vende sin receta desde el 28 de septiembre de 2009. Ese mes, se vendieron 30.000 unidades de las dos marcas que se comercializaban en España (Norlevo y Postinor). Un mes después, en octubre de 2009, con la medida plenamente en vigor, las ventas prácticamente se duplicaron, ascendiendo a 58.000 cajetillas. La cifra superó los registros del verano, en cuyos meses se suelen vender más píldoras del día después.

Fue en diciembre del año pasado cuando las ventas tocaron techo, hasta el momento. Se vendieron 65.000 pastillas. A lo largo de este año no se ha bajado de las 50.000 unidades dispensadas cada mes. El pasado octubre, el último mes registrado, las farmacias dispensaron 56.000 cajetillas, según datos de la consultora en servicios sanitarios IMS.

El Gobierno justificó la venta sin receta de la píldora del día después en la necesidad de poner fin a las dificultades que tenían las mujeres para adquirir este anticonceptivo de urgencia. Las trabas que ponían muchos médicos para prescribirla, amparándose en sus creencias, y la negativa de muchas farmacias, aún llevando receta, a dispensarla, llevaba a muchas chicas a tener un embarazo no deseado y abortar.

En muchas ocasiones, las mujeres no tenían posibilidades de conseguir el fármaco que evita el embarazo en las primeras 72 horas posteriores a la relación sexual. La mayoría de relaciones sexuales entre jóvenes se producen los fines de semana, justo cuando la mayoría de centros de atención primaria o están cerrados o funcionan a medio gas. Y en muchas ocasiones podía darse el caso de que los médicos de guardia se negaran a recetar la píldora.

La medida era el paso previo a la aprobación de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. El objetivo es, aunque sea por la vía de urgencia, que desciendan los abortos. Su efectividad estaba probada en otros países del entorno europeo.

El acceso a este fármaco sin prescripción médica, no obstante, aún levanta ampollas entre los grupos provida, un año y tres meses después de su puesta en marcha. En muchos municipios pequeños su acceso es imposible. En las capitales, también existen numerosas farmacias que se niegan a vender la píldora alegando cuestiones morales. De hecho, la red provida Farmacia Responsable ya aglutina a más de 4.000 farmacéuticos. Los colegios de farmacia de algunas provincias, como Valencia y Málaga, han abierto un registro para que los profesionales que deseen objetar así lo muestren.

También el Partido Popular considera que la píldora poscoital es una forma de aborto encubierto. Lo cierto es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) avalan el uso de este fármaco. Su efecto consiste en que impide que el óvulo fecundado se adhiera a la pared del útero, de forma que se evita que se produzca el embarazo.