Público
Público

La Policía confirma la agresión sexual a las menores que acusaron al pederasta de Huelva

Las tres niñas, dos hijas y una sobrina del presunto agresor, detenido el pasado jueves en Huelva, tienen entre 8 y 10 años 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las dos hijas menores y una sobrina del presunto pederasta detenido el pasado jueves en Huelva, de entre 8 y 10 años, han sido objeto de agresiones sexuales, según han confirmado los exámenes médicos hechos públicos hoy por el jefe de la Brigada de Policía Judicial de Huelva, Francisco Durán.

'Se confirma que las dos hijas menores y una sobrina del matrimonio de edades comprendidas entre 8 y 10 años han sido objeto de agresiones sexuales tras las distintas exploraciones realizadas', explicó Duran.

En declaraciones a los periodistas, el policía ha señalado que la investigación ha aclarado ya que la mujer de F.B.A. había solicitado la separación porque 'se había enterado que el marido había tenido supuestas relaciones sexuales con una prima hermana cuando era menor de edad'.

En los interrogatorios las dos hijas que ha tenido con su actual pareja, y una sobrina aseguraron que habían abusado de ellas, a veces en el propio domicilio y otras en un descampado de la provincia' de Huelva.

Por su parte, el detenido, que no tiene antecedentes penales, según anunció la Policía, se encuentra en prisión preventiva, ya que se sigue con las investigaciones en torno a este caso, 'sin descartarse la posibilidad de que existan más menores implicados', a lo que añadió que según 'las manifestaciones de una de las niñas, parece ser que les ponía imágenes y dibujos animados con contenido erótico y les obligaba de alguna manera a hacer lo mismo que las imágenes'.

Según el jefe de la Brigada de Policía Judicial, hay pruebas concluyentes, como las declaraciones de las menores, los análisis o la descripción tan concreta del descampado que apuntan a la culpabilidad del detenido. Además, en esta diligencia se ha intervenido 'material informático, que aún está pendiente de estudio, y dos cuchillos con los que podía amenazar a las menores tanto para conseguir sus fines como para evitar que contaran los hechos a los familiares'.