Público
Público

El Polisario sitúa en Mali a los cooperantes secuestrados en Tinduf

Sigue sin confirmarse la autoría del secuestro, aunque todos los indicios apuntan a una red vinculada con Al Qaeda en el Magreb Islámico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Frente Polisario cree que los cooperantes españoles Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón, que fueron secuestrados hace hoy un mes en los campos de refugiados saharauis cerca de Tinduf (Argelia), están en Mali, aunque sin tener noticias sobre su estado físico.

El delegado del Polisario en España, Bucharaya Beyun, ha afirmado que no hay datos precisos de los autores del secuestro, aunque ha opinado que todos los indicios apuntan a una red vinculada con Al Qaeda por cómo se ejecutó la acción.

Beyun ha recordado que el norte de Mali, la frontera de este país más cercana a los campamentos saharauis, es el 'santuario' de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). 'No hay duda de que los terroristas vinieron de Mali y regresaron a Mali'.

'No hay duda de que los terroristas vinieron de Mali y regresaron a Mali' También estuvieron en Mali secuestrados en manos de AQMI los cooperantes catalanes Albert Vilalta, Roque Pasqual y Alicia Gámez, después de ser raptados en Mauritania en noviembre de 2009.

Beyun ha manifestado que las fuerzas de seguridad saharauis están en contacto con los países vecinos para coordinarse y lograr la liberación lo antes posible.

Gonyalons y Fernández de Rincón, junto con una cooperante italiana, fueron apresados por un grupo armado en la localidad argelina de Rabuni, capital administrativa de los campamentos, en las proximidades de Tinduf.

Los secuestradores atacaron el edificio de los campamentos donde se suelen alojar los voluntarios extranjeros. Dispararon contra miembros del Frente Polisario y se llevaron a los cooperantes sin que nadie pudiera impedirlo.

El delegado del Polisario ha opinado que este rapto, el primero que ocurre en los campamentos de refugiados, persigue 'desacreditar al pueblo saharaui' y vincularlo con el terrorismo.

Este secuestro ocurrió diez días después del de las cooperantes de Médicos sin Fronteras (MSF) Blanca Thiebaut y Montserrat Serra en el campo de refugiados de Ifo, en Dadaab (Kenia), a unos 100 kilómetros de la frontera con Somalia.

El Polisario opina que este rapto persigue 'desacreditar al pueblo saharaui'Aunque se sospecha de los grupos ligados a Al Qaeda en ambos secuestros, no ha habido reivindicación de la autoría, ni se conocen detalles sobre el estado físico de los secuestrados. De forma discreta, el Ministerio de Asuntos Exteriores sigue haciendo gestiones de forma discreta y permanece en contacto con las familias.

El Ministerio de Jiménez coincide con los saharauis y atribuye estos secuestros a AQMI con 'el apoyo de redes de delincuencia organizada, especialmente vinculadas con el tráfico de armas y contrabando' que se encargarían de localizar a posibles objetivos.

El delegado del Polisario en España ha dejado claro que la seguridad en los campamentos de Tinduf está 'garantizada' después de que se hayan tomado 'medidas suficientes' para reforzar la protección de los cooperantes.