Público
Público

El PP no cree que Sostres dañe la imagen de Telemadrid

Los sindicatos critican el gasto "totalmente excesivo" del consejo de administración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Popular optó este jueves por ponerse de perfil en la polémica suscitada por los comentarios sexistas de un tertuliano de Telemadrid. 'Mire, no sé a usted, pero a mí me pillan en una conversación privada y estoy muerta', respondió a un periodista de Radio Nacional la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cuando fue preguntada por el asunto.

Más tarde, el vicepresidente madrileño, Ignacio González, negó que los comentarios hechos por Salvador Sostres dañaran la imagen del ente público. Las opiniones que expresan los tertulianos en las cadenas públicas o privadas, explicó, en uso de su libertad de expresión, afectan a su 'buena o mala' imagen, pero no a la del medio, 'que nada tiene que ver con eso', según informa Yolanda González.

El déficit de la cadena llegará en 2011 a 254 millones de euros

Por su parte, la directora general de Radio Televisión de Madrid (RTVM), Isabel Linares, recurrió también al argumento de que los comentarios del tertuliano pertenecen a una 'conversación privada' y, por tanto, no merecen su consideración. 'Mi opinión privada no se la voy a decir porque también es privada', contestó a la oposición en la comisión de Hacienda de la Asamblea madrileña, a la que acudió para explicar los presupuestos de Telemadrid para 2011. Allí admitió que el endeudamiento de la cadena crecerá hasta los 254 millones en el próximo ejercicio. Linares aprovechó para anunciar que la dirección de la cadena ha puesto la filtración de las imágenes en conocimiento de la policía, por si esta constituyera un delito.

Por otra parte, los sindicatos de Telemadrid cargaron contra la abultada suma que suponen las dietas que cobran los miembros del consejo de administración. Hasta tal punto que la Confederación General del Trabajo (CGT) pidió la supresión del mismo. 'El consejo de administración no sirve para nada. Si mañanadesapareciera, nadie lo echaría de menos. No se encontrará en la historia de Telemadrid un consejo de administración que haya tumbado las cuentas de un año o el presupuesto presentado por una dirección general', afirmó su portavoz, José Ángel Jiménez.

CGT propone prescindir de los consejeros de la televisión regional

El representante de CGT se refería al control que los partidos ejercen sobre el organismo, donde están representados en la misma proporción que en la Asamblea de Madrid. Aún más, Jiménez consideró 'redundante' al consejo, ya que existe una comisión de control de Telemadrid en el Parlamento autonómico 'con acceso a toda la información necesaria para un control efectivo de la dirección general'.

El vicepresidente González quiso zanjar el asunto asegurando que Telemadrid es, 'a esos efectos, un órgano independiente que está formado por representantes de todos los partidos y eso se resuelve en su propio ámbito'. La dirección del ente recordó este jueves que el sistema retributivo lo aprobó el propio consejo en 1989, con mayoría del PSOE, y que sólo se ha actualizado con el IPC. En junio pasado, añadió, los consejeros decidieron rebajar sus dietas en un 15%.

En 2009, el consejo de administración costó a los madrileños 548.577 euros. Sus 19 miembros cobraron 1.376 euros por cada reunión de ese mismo año, según reveló Público, una cifra 'totalmente excesiva', a juicio de Teresa García, de CCOO. 'Una empresa con un plan de ahorro no se puede permitir esas dietas, especialmente cuando ni se cubren las bajas por maternidad', se quejó.

A las reuniones del consejo hay que sumar las de su comisión delegada y la comisión de coordinación, que forman solamente Soriano y la presidenta de la cadena, Isabel Linares.Maite Treviño, de UGT, puso el acento en la comisión de coordinación. '¿Para qué se reúnen? No ha habido en la historia de la cadena tanta descoordinación', afirmó. El presidente del Consejo, Manuel Soriano, percibió 109.440 euros en dietas en 2009.

 

DISPLAY CONNECTORS, SL.