Público
Público

El PP quiere que los inmigrantes sin trabajo se vayan de España

Sostiene que la actual tasa de paro no permite la presencia de tantos extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP catalán no deja de encontrar una oportunidad para dar una nueva vuelta de tuerca a su política en materia de inmigración. Ayer tocó a los ciudadanos extracomunitarios que acumulen un periodo de tiempo determinado sin encontrar trabajo. Los conservadores quieren que vuelvan a su país de origen y argumentan que las condiciones no son ahora las mismas que hace unos años, cuando España contaba con los porcentajes de paro más bajos de su historia y ahora el desempleo está encaramado al 20%.

La propuesta de los conservadores catalanes se enmarca en el nuevo contrato de integración que el PP quiere introducir en España y que ya fue lanzado por Mariano Rajoy en 2008. En este caso, la formación catalana quiere que los inmigrantes que suscriban el contrato asuman, de forma 'voluntaria', que tienen que 'trabajar para integrarse y a volver a su país si, por un espacio de tiempo, se quedan sin empleo y no tienen oportunidades para ganarse la vida'.

Sánchez-Camacho sitúa el contrato de integración en el eje de su campaña

Para el plazo que marcará el punto de expulsión, los conservadores no tienen una propuesta concreta, que dejan a expensas del consenso con el resto de partidos políticos, en el caso que la acepten.

Lo que está claro es que tienen la intención de que la ruptura del contrato de convivencia que proponen suponga la pérdida del permiso de residencia y de trabajo del inmigrante afectado.

El PP dice que la inmigración será clave en futuras alianzas con CiU

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, considera que el contrato de convivencia deberá ser un elemento clave a la hora de negociar apoyos del PP al partido que quiera formar gobierno en la Generalitat. Justamente CiU, principal aspirante para recibir los votos en el Parlament del PP si tiene posibilidad de llegar al poder, ya propuso en la campaña de 2006 la creación de un carné por puntos para inmigrantes.

En aquel caso se trataban cuestiones para mejorar la integración según explicaba la federación nacionalista, pero no se hablaba en ningún caso de expulsión. La polémica de una medida de ese tipo, no obstante, ha provocado que para estas elecciones la federación nacionalista haya renunciado a la medida, que posteriormente fue copiada y endurecida por el PP.

'Se ha de dar solución y limitar la política de inmigración cuando no hay trabajo para nadie', apuntó Alicia Sánchez-Camacho, que aprovechó otra visita a un barrio del extrarradio barcelonés con una alta tasa de inmigración. En este caso era el barrio del Fondo, en Santa Coloma de Gramenet, donde aprovechó para departir con algunos de sus vecinos e, incluso, con un inmigrante en paro y sin subsidio. 'Se tiene que ver cómo se arregla, ¿eh?', le dijo.

Vigilará que los extranjeros no reciban más ayudas que los nacionales

Camacho, que justo la noche anterior había respondido en Tengo una pregunta para usted (TVE) a una joven sobre la imposibilidad de un ciudadano español de recibir subsidios, continuó ayer con ese discurso. Garantizó que el PP 'revisará la normativa para que no haya ni una ayuda más para un inmigrante que para una persona española y que las ayudas se den en función del nivel de renta real de todo el mundo, sean inmigrantes o catalanes', como si la ley primara a unos frente a otros por razón de su origen.