Público
Público

El PP utiliza a Tardà para atacar al tripartito

El diputado de ERC llama a Bono para explicarle sus palabras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Dime con quien andas y te diré quién eres”. Con esta frase la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ilustró ayer la nueva estrategia del PP: extender al máximo la polémica en torno al “muerte al Borbón” con el que el diputado de ERC Joan Tardà cerró el sábado un acto contra la Constitución. En duración, pero también en rentabilidad política.


Agotadas las críticas contra el diputado, los conservadores buscaban ayer una presa más grande: el Govern que lidera el PSC con el respaldo de ERC e ICV-EUiA. Lo tenían fácil. Como munición bastaron las palabras de Tardà y el mutismo del PSOE. El domingo ningún socialista había valorado la salida de tono.


“Es un silencio cómplice”, acusaba Sáenz de Santamaría. Según ella Montilla prefiere soportar “cosas inadmisibles” antes que ver roto su Gobierno. El PP rechazó incluso las disculpas del diputado y mantuvo su petición de dimisión. “Son insuficientes”, reiteró su portavoz.

Sí fueron suficientes para el socialista José Bono. Ayer, Tardà llamó al presidente del Congreso para aclarar sus palabras. Le garantizó que “no deseaba al rey ningún daño personal” al igual que no pretendía atribuir delitos al Tribunal Constitucional al tacharlo de “corrupto”, acusación que no retiró.


El ex ministro de Defensa dio por buenas las explicaciones del “impulsivo” y “primario” diputado (“que no es un desalmado”) y por zanjado el incidente. En su blog, Tardà agradeció después la “ponderación” de Bono, lamentó la “descontextualización” de la prensa de Madrid y afirmó que no le llamó a Bono “sinvergüenza” sino “jeta” por patrocinar a veteranos de la División Azul como ministro.


También Joan Ridao, portavoz de ERC en el Congreso, salió en defensa de su diputado. “Buscan cualquier excusa para ir contra el Govern”, lamentó.


En mitad de la polémica, CiU buscó también rédito. Felip Puig, aseguró que las declaraciones “no hacen ningún bien a Catalunya”. En todo caso, Puig, tachó de “desorbitadas” la reacciones que piden una actuación de la Fiscalía contra el independentista.


La misma opinión mostró la asociación de Fiscales. “No tiene visos de prosperar”, reconoció.