Público
Público

El PP ve en los tartazos a Barcina la acción del entorno del ETA

Mugitu! se desvincula de la izquierda abertzale y recuerda que Sarkozy y Bill Gates también fueron objeto de acciones similares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jueves la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina (UPN), recibió un par de tartazos propinados por miembros del movimiento Mugitu! cuando se encontraba en Toulouse participando en el 29 consejo plenario de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Este grupo es contrario a la construcción del tren de alta velocidad en Navarra y Euskadi. Ayer, un día después del suceso, el PP salió a censurar esta acción y a verter sus sospechas de la relación entre estos hechos y la banda terrorista ETA. Hace sólo una semana que anunció el cese definitivo de la violencia.

El encargado de sostener esta tesis fue Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del partido presidido por Mariano Rajoy. En una entrevista en la Cope recordó que discursos como el de Paul Ríos, coordinador de la Red por el Acuerdo y la Consulta de Lokarri, que ha asegurado que ETA no debe pedir perdón, dan pie a que desde el entorno 'de la llamada izquierda abertzale' se produzcan agresiones como la sufrida por Barcina.

'Quisiera que fuéramos conscientes de que cuando en el debate sobre si ETA debe disolverse o no oímos discursos que no sólo justifican el terrorismo sino que además añaden que los terroristas no sólo no deben pedir perdón, sino simplemente reconocer que han hecho daño, en el fondo estamos dando causa para que ocurran actos vandálicos como este', sostuvo, según informa Ep.

La propia afectada calificó los hechos de 'acto de sabotaje' de un grupo 'ligado al entorno de ETA'. Al cierre de esta edición, los tres miembros de Mugitu! que participaron en el ataque habían sido detenidos y la Policía investigaban esta agresión, que podría ser tipificada penalmente como 'atentado contra la autoridad'.

Por su parte, Rajoy reveló a través de su cuenta de Twitter que había hablado con Barcina y que la presidenta navarra 'sigue decidida a defender sus ideas en libertad a pesar de los cafres'.

El portavoz del Gobierno, José Blanco, aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que las acciones contra Barcina son un hecho 'lamentable y condenable'. Así se lo trasladó a la propia presidenta navarra, informa Iñigo Aduriz.

En este contexto, la izquierda abertzale manifestó ayer a través de un comunicado que no tiene 'nada que ver' con esta agresión.

Mientras, la plataforma Mugitu! salió ayer al paso de la cascada de críticas y los 'intentos por manipular' la acción de protesta. Mikel, miembro de esta plataforma y participante en la acción, desmintió tajantemente que Mugitu! esté dirigida por la izquierda abertzale y explicó que se trata de una organización 'plural' cuyos integrantes se identifican con distintas 'ideologías políticas'.

Según relató a este diario, la protesta no puede considerarse una 'acción violenta', sino, al contrario, se trata de una forma de reivindicación 'sin violencia' extendida por todo el mundo. 'Como Barcina, antes otras personalidades, como Nicolas Sarkozy (presidente de Francia) y Bill Gates, también fueron recibidos con tartas. El objetivo de esta acción no es provocar un daño físico, sino dañar la imagen de la persona. La protesta tiene un carácter cómico y es para ridiculizar a la persona'.