Público
Público

Primer acuerdo de las víctimas ante el fin de ETA

Todas las asociaciones exigen que no se acorten las condenas aunque deje las armas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todas las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo han consensuado un documento sobre el final de ETA en el que exigen al Gobierno que no reduzca las condenas a los terroristas ni siquiera después de que la banda anuncie su disolución. Los firmantes admiten la posibilidad de la reinserción, siempre bajo el cumplimiento estricto de la Ley y una vez que los presos hayan cumplido íntegras sus condenas.

La única asociación que no ha votado a favor del documento que consta de un decálogo y un texto de ocho páginas es Voces contra el Terrorismo, que dirige Francisco José Alcaraz. Este no acudió a la reunión y su delegada evitó apoyar el documento sin el visto bueno de Alcaraz, según distintas fuentes presentes en la reunión.

En el borrador, que se votó ayer y que está pendiente de matizar hoy mismo, no aparece la expresión 'vencedores y vencidos', pero se exige al Ejecutivo que continúe el acoso policial y judicial a la banda, sean cuáles sean sus anuncios. Esta es la primera vez que las distintas asociaciones de víctimas logran consensuar un texto, a pesar de los diferentes puntos de vista que han expresado sobre el final de ETA. El trabajo comenzó a principios de octubre y ha sido coordinado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT), que preside Maite Pagazaurtundua y a la que pertenecen todas las asociaciones y fundaciones.

Ayer por la tarde, la FVT entregó en el Palacio de Zurbano de Madrid el primer Premio de Derechos Humanos a Suraya Pakzad, una afgana amenazada de muerte por su lucha contra el maltrato a las mujeres y la defensa de la educación de las niñas. La Fundación aprovechó para convocar de forma discreta allí mismo a representantes de todas las asociaciones tres horas antes de la entrega del premio. Antes de la elaboración del documento, las víctimas consultaron a expertos como el profesor Rogelio Alonso, el ex consejero del Gobierno vasco Joseba Arregi y el periodista Florencio Domínguez.