Público
Público

El príncipe pide que España y EEUU cooperen

Felipe de Borbón reclama en Bilbao que ambos países se esfuercen "aún más" para mejorar sus relaciones bilaterales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El príncipe Felipe destacó ayer en Bilbao las intensas relaciones de amistad que ligan a España y Estados Unidos, mostrándose convencido de que ambos países “deben esforzarse aún más, si cabe”, por recuperar su pasado compartido y explotar las grandes posibilidades de colaboración que se abren para el futuro.

Los príncipes de Asturias clausuraron ayer en el Museo Guggenheim un seminario sobre la figura del comerciante bilbaíno y primer embajador de España en EE.UU., Diego María Gardoqui (1735-1798), organizado por la Fundación Consejo España-Estados Unidos, que preside José Ignacio Goirigolzarri, y que ha contado con la colaboración de la Cámara de Comercio de Bilbao. En el acto participó también el embajador estadounidense, Eduardo Aguirre.

En su discurso de clausura, Felipe de Borbón expresó su homenaje y reconocimiento a la figura de Diego Gardoqui, al que ha destacado como vasco universal y “hombre clave en el nacimiento y posterior desarrollo de las intensas relaciones de amistad que ligan a España y a los Estados Unidos de América”. De igual forma, celebró la organización de este seminario porque “contribuye a concienciar a nuestras respectivas opiniones públicas acerca de la impronta de España en la historia de los EE.UU. y es una manera excelente de conocernos mejor y de compartir la historia como fue, para así compartir mejor el futuro”.

El príncipe, que intercaló el castellano y el euskera, insisitió en la creciente realidad de amistad entre ambos países, que se ve favorecida por el compromiso en valores como la libertad y la democracia, y “por nuestra común condición de aliados y de socios en innumerables proyectos de carácter bilateral y en organismos o foros multilaterales”.

Asimismo, recordó el renovado peso de la minoría hispana y la creciente importancia de las inversiones españolas en EE.UU. como algunas de las razones “por las que hoy, ambos países, deben esforzarse aún más, si cabe, por recuperar y poner en valor su pasado histórico compartido y explotar -insisto- las grandes posibilidades de colaboración que se abren para el futuro”.

Un vino de honor puso punto final a la visita de Felipe y Leticia. Antes habían recorrido las instalaciones del Museo Guggenheim, acompañados por el lehendakari Ibarretxe, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, entre otras autoridades. El primer edil de la villa, como en ocasiones precedentes, obsequió a la princesa con un regalo, esta vez un paraguas del Guggenheim.