Público
Público

"El problema con las farmacias no es de presupuesto, sino de prioridades"

El exdirector de Salud de Castilla-La Mancha afirma que el argumento de Cospedal para no pagar a las boticas no tiene fundamento 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ramón Gálvez, el hombre que hasta hace poco más de dos semanas llevaba las riendas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), asiste asombrado estos días al debate sobre el impago a las farmacias por parte del Gobierno regional de María Dolores de Cospedal (PP).

Gálvez, que ha estado al tanto de las cuentas del servicio regional durante casi dos años en calidad de director gerente del SESCAM, aseguró ayer a este diario que el impago a las farmacias ocurrido desde la llegada del PP al poder no se debe a la falta de presupuesto, como argumenta el Gobierno de Cospedal, que dice que se han consumido ya el 80% de los fondos, sino simplemente a que 'han cambiado las prioridades' de gasto. 'Es un problema de tesorería, de caja, no de presupuesto', afirma Gálvez, que recuerda que, en su etapa, los 350 millones que transfiere el Estado cada mes, y que siguen llegando, se dedicaban a pagar las nóminas de los funcionarios y las recetas de las farmacias. La comunidad contaba después, para el resto de gastos, con otros 350 millones de la recaudación de impuestos.

'Si no les pagas, en tres meses tienes 150 millones más para otras cosas'

En este contexto, Gálvez sugiere que la razón real para dejar de pagar a los farmacéuticos, a los que la comunidad adeuda ya 125 millones, no tiene que ver con la falta de presupuesto: 'Si no pagas a los farmacéuticos en tres meses, te encuentras con 150 millones más para otras cosas; es una cuestión de prioridades'.

A su juicio, lo que ocurre es que el actual Gobierno ha dejado de valorar la función social de las farmacias como agentes sanitarios. 'En nuestra etapa las farmacias se consideraban elementos imprescindibles por su función social, sobre todo en una comunidad donde hay muchas pequeñas farmacias rurales y dispersas, que dependen mucho de las recetas para subsistir'. A su juicio, estos establecimientos, a diferencia de las grandes farmacias de comunidades más turísticas, pueden arruinarse si tienen que comprar medicamentos caros para sus vecinos y luego no se los pagan.

Las estimaciones de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) vienen a reforzar la tesis de Gálvez. El análisis que realizó la patronal en enero, comparando el presupuesto de 2011 con el gasto real de 2010, preveía que Castilla-La Mancha tendría un déficit de 69,9 millones, lo que supone dejar sin cubrir 46 días de 2011. De esta forma, los impagos no se habrían producido antes de noviembre, según admite el propio Gálvez, que no obstante señala que esa diferencia se iba a cubrir con los 40 millones de ahorro por el uso de genéricos y el plan de rescate de las farmacias rurales previsto por el Gobierno central.

'En la etapa del PSOE las farmacias eran elementos imprescindibles'

Así las cosas, sigue sin solucionarse el conflicto, como señalaba este fin de semana la presidenta de la patronal farmacéutica en la comunidad, María Dolores Espinosa, que afirmó que no han recibido ninguna propuesta financiera ni documento alguno por parte de la Consejería para solucionar el impago.

Mientras, el titular de Sanidad, José Ignacio Echániz, sostiene que él no es 'un suicida ni un masoquista' y se reafirma en que 'no hay dinero'. 'Me parece un sarcasmo indecente que quienes han hundido a esta región sugieran siquiera que el PP no tenga entre sus prioridades la sanidad', dijo.

DISPLAY CONNECTORS, SL.