Público
Público

Los prosaharauis cuentan con 400 asociaciones en España

Cooperan con el pueblo saharaui en la búsqueda de la paz y su derecho a la autodeterminación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Llevamos trabajando desde 1976, cuando España abandonó al pueblo sarahaui'. Así habla José Taboada, presidente de la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, del comienzo del movimiento asociativo prosaharaui en España. Todo comenzó a gestarse en Madrid, a mediados de los setenta, pero pronto empezó a expandirse por comunidades autónomas, primero, y por ciudades y pueblos, después. A día de hoy, la coordinadora engloba a 400 asociaciones que cooperan con el pueblo saharaui en la búsqueda de la paz y su derecho a la autodeterminación.

Las actividades de la coordinadora pasan por la ayuda humanitaria en los campamentos de refugiados y las campañas de sensibilización. En el marco de estas acciones destacan las denominadas Vacaciones en paz, un proyecto de acogida temporal de menores que posibilita que, cada año, 9.000 niños y niñas saharauis pasen el verano en España. La coordinadora también organiza viajes a los campamentos de refugiados y marchas al muro de la vergüenza, construido por Marruecos para evitar la vuelta de los refugiados saharauis a su territorio.

Las asociaciones que integran la coordinadora están compuestas, en su mayoría, por voluntarios, aunque también trabajan algunos técnicos en programas específicos. Desarrollan sus acciones gracias a la aportación económica de sus socios y determinadas subvenciones que se utilizan para llevar a cabo proyectos concretos en los campamentos como la construcción de hospitales y escuelas.

El Sáhara fue colonia española y, según Taboada, esa puede ser la causa de la proliferación en España de asociaciones en pro de los derechos de su pueblo. 'Estamos en deuda moral e histórica con ellos', sentencia. Sin embargo, el activista declara que el conflicto del Sáhara ha sido y es 'una asignatura pendiente' del Gobierno de Zapatero y de los anteriores. 'España debería defender más activamente a los saharauis y a los españoles amigos de los saharauis', concluye.