Público
Público

El PSOE señala a Rajoy como responsable político de 'Gürtel'

Los conservadores valencianos prevén un gran éxito electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En la foto, Mariano Rajoy aparece con los brazos en alto, haciendo la señal de la victoria con los dedos, caminando entre un tumulto de militantes que aplauden, en pleno paseo triunfal. Detrás del presidente del PP, un hombre agachado protege al líder de los fotógrafos y lo empuja levemente hacia adelante para que se abra paso entre la multitud. En ese momento nadie reparó en él, pero desde hace dos años su identidad ha cobrado tanta importancia que es casi tan famoso como Rajoy: es Álvaro Pérez, El Bigotes, jefe de la trama Gürtel en el País Valencià.

La imagen, tomada en un mitin en la plaza de toros de Valencia en la campaña de las elecciones generales de 2008, fue ayer utilizada por Jorge Alarte, líder del PSPV-PSOE. La prensa le preguntó su opinión sobre la designación de Francisco Camps como candidato oficial a la presidencia de la Generalitat pese a su presunta implicación en el escándalo Gürtel, y Alarte respondió mostrando la imagen ampliada. 'Tenemos la confirmación definitiva de las razones de esta fotografía', afirmó. 'Como explicaron Ricardo Costa y muchos dirigentes del PP, fue Mariano Rajoy quien trajo aquí la trama Gürtele_SDRq, acusó el socialista. 'Hasta ahora consentía y callaba, ahora confirma que es el responsable político de la trama'.

'Rajoy ha dejado a Camps porque este sabe mucho', dice Gaspar Zarrías

En la misma línea que Alarte, Gaspar Zarrías, secretario de Estado de Cooperación Territorial, afirmó que Rajoy 'no ha tenido más remedio que dejar a Camps porque sabe mucho'. 'No son cuatro trajes', remachó, 'se habla de un delito continuado de financiación ilegal del PP y de un enriquecimiento ilícito de un número importante de responsables del PP en la Comunidad Valenciana'. Leire Pajín, ministra de Sanidad, añadió que es 'la prueba de su falta de compromiso [de Rajoy] con la transparencia y con la ética'.

Por su parte, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, declinó ayer contestar a las preguntas sobre el tema en una rueda de prensa en Bruselas. Rubalcaba indicó que estaba informando sobre el debate en la UE acerca de la situación en Libia y se le hacía difícil la 'transición' del líder libio, Muamar Gadafi, al presidente valenciano. Poco antes de que la decisión se hiciera oficial, Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional del PSOE, dijo que los conservadores estarían 'avalando la connivencia con la corrupción y mostrando un desprecio absoluto hacia la limpieza en la vida política'.

'Es un hito en la degradación de la política', sostiene Marga Sanz (IU)

La designación de Camps llegó después de semanas en las que la dirección nacional de su partido hubiera deslizado algunas dudas al respecto. 'Ahora sabemos que debe ser mucho lo que le debe Rajoy a Camps porque ha acabado cediendo al chantaje al que ha sido sometido', opinó Mònica Oltra, de Iniciativa del Poble Valencià, en referencia al acto de autoproclamación con el que Camps presionó a la calle de Génova hace dos semanas para que hiciera efectiva su designación.

'Tendremos un candidato a la presidencia imputado por un delito de corrupción, e incluso es posible que Camps llegue a sentarse en el banquillo como presidente', se lamentó Marga Sanz, de IU. 'Es un hito en la degradación de la política', concluyó.

La indignación de la izquierda contrastaba ayer con la euforia en las filas conservadoras. La bancada del PP en Les Corts valencianas dedicó un aplauso al presidente cuando se conoció la noticia, aunque este ya no estaba en el hemiciclo. 'Aunque había quien estaba empeñado en que no fuese así, la realidad es tozuda', opinó la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

El presidente recibió la enhorabuena de varios dirigentes de su partido. Antonio Clemente, secretario general del PP regional, pronosticó una gran victoria electoral con Camps al frente el próximo 22 de mayo. Rafael Blasco, portavoz parlamentario, afirmó que el nombramiento refleja 'el sentir mayoritario de los valencianos'.