Público
Público

El PSOE suspende relaciones con el PP manchego

"Vamos a hacer un traspaso ejemplar", dice Cospedal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las relaciones entre el PP y el PSOE en Castilla-La Mancha suben cada día un punto de tensión. El viernes, los conservadores acusaron a los socialistas, sin aportar prueba alguna, de dejar en 'quiebra total' las cuentas de la comunidad autónoma. Unas declaraciones que han culminado con la renuncia del PSOE a celebrar las reuniones de traspaso de poderes que se venían celebrando desde el 22-M, cuando el partido presidido a nivel regional por María Dolores de Cospedal venció en las urnas.

En la mañana de ayer, y tras un fin de semana en el que los conservadores continuaron sembrando dudas sobre la gestión del equipo del socialista José María Barreda, el consejo de Gobierno en funciones celebró una reunión. En ella se acordó poner fin a los encuentros en los que, a petición del PP, los socialistas facilitaban datos sobre las diferentes consejerías y áreas de Gobierno.

Según informó un portavoz del partido, el Gobierno castellanomanchego en funciones seguirá colaborando con el equipo de Cospedal en el traspaso de poderes, pero lo hará de Gobierno saliente a Gobierno entrante. Hasta ahora, y como 'gesto de sintonía y colaboración', explicaron las mismas fuentes, el Ejecutivo en funciones había facilitado la información al PP 'de buena fe', algo que ya dejará de ocurrir ante la 'deslealtad' exhibida por el partido que asumirá el Gobierno.

Santiago Moreno, consejero de Presidencia, aseguró al término de la reunión que, contrariamente a lo que el PP ha sostenido, el pago de las nóminas a los empleados públicos para los próximos meses está asegurado 'si no hay una voluntad contraria', informa Efe. Según explicó el socialista, las retribuciones de todos los empleados públicos suponen 275 millones de euros al mes, mientras que la región recibe mensualmente 350 millones de euros de transferencias por la participación en los ingresos del Estado.

En este contexto, los socialistas han encargado a sus servicios jurídicos que estudien las acusaciones del PP, entre las que se incluyen la de que el Gobierno saliente está destruyendo documentos de las consejerías a fin de articular una demanda.

'Vamos a hacer un traspaso de poderes ejemplar', anunció ayer María Dolores de Cospedal, durante su intervención en la Junta Directiva Nacional. También aprovechó la ocasión para agradecer el apoyo que durante estos meses le había mostrado Mariano Rajoy. 'Parecía uno más de la candidatura', resaltó mientras recordaba todos sus viajes a tierras manchegas.

De echar más leña al fuego se encargaron otros cargos del PP de Castilla-La Mancha. Como Leandro Esteban, secretario de Acción Parlamentaria, que volvió a acusar a la Junta de ocultar datos y no descartó acciones judiciales. En un sentido similar se mostró el secretario general del PP regional, Vicente Tirado, que aseguró que su partido se basa en informaciones internas 'datos que nos están pasando', dijo para hablar de quiebra.

El alarmismo del PP ha llegado a las páginas del Financial Times, que ayer se hacía eco de las acusaciones de los conservadores de los últimos días.

En los últimos meses, el PP de Castilla-La Mancha se ha abonado a las acusaciones sin pruebas. Recientemente, en un acto de partido, Cospedal acusó a los socialistas de contratar detectives privados para investigar a dirigentes de su partido.

También, en plena ebullición del caso Gürtel, la número dos del PP aseguró, en agosto de 2009, que el Gobierno había ordenado espiar a miembros del PP.