Público
Público

Reimplantan el brazo al joven al que se lo amputaron en una reyerta en Madrid

El reimplante fue posible gracias a la diligencia de los policías, que introdujeron el miembro amputado en una olla con hielo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El joven dominicano que perdió el brazo la pasada noche como consecuencia de una agresión en Madrid ha sido operado y le ha sido reimplantado, confirmaron fuentes del hospital La Paz.

Francisco J.P.C.R., de 19 años, sufrió la amputación del brazo izquierdo tras una reyerta y su presunto agresor, Jonny Ferney R.P., de 29 años, fue detenido por la Policía posteriormente.

Los agentes de la Policía Nacional que acudieron al lugar de la pelea encontraron a Francisco con el brazo izquierdo amputado, le hicieron un torniquete para frenar la pérdida de sangre e introdujeron el miembro amputado en una olla con hielo para un posible reimplante.

Durante la pasada madrugada el equipo de reimplantes del hospital La Paz procedió a intervenir al herido, del que no se dará parte médico por petición expresa de la víctima.

Uno de los cirujanos de la Unidad de Reimplantes de La Paz, el doctor César Casado, explicó el proceso de reimplante, con la particularidad de que el hospital madrileño es de referencia nacional en el caso de extremidades superiores.

Cuando la víctima llega a la unidad, que funciona las veinticuatro horas del día, los facultativos evalúan si el miembro es reimplantable, en función del estado de la extremidad y de la situación del paciente.

Se tienen en cuenta no sólo aspectos físicos, sino también la edad, el trabajo que desarrolla el paciente y si es psicológicamente estable.

A partir de ahí, si los factores permiten la operación, se procede a fijar los huesos (osteosíntesis) y a reparar los tendones, vasos sanguíneos, nervios y piel.

Unos especialistas u otros actúan en función de si el miembro amputado es pequeño (dedos, por ejemplo) o de tamaños superior a la muñeca.

En esos casos el posoperatorio es delicado, con una fase inicial de tres o cuatro días en la que el paciente está en la UCI.

Transcurrida una semana el paciente podría recibir el alta médica y empezar la rehabilitación, tras la cual en unos meses hay quien vuelve a trabajar.

En la rehabilitación se actúa para que la musculatura no se pierda y que las articulaciones no sufran una adherencia, al tiempo que se van moviendo los tendones.

Para poder llevar a cabo reimplantes un hospital tiene que superar el 60% de éxito y La Paz, en concreto, recibe a pacientes de diferentes regiones.