Público
Público

La renovación supera el 60% en los cabezas de lista para el Congreso

Los seguidores de Gómez se abstienen junto a Izquierda Socialista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las habituales tensiones en el proceso de confección de las listas electorales, que aumentan en forma inversamente proporcional a las expectativas de poder, se saldaron ayer con 14 abstenciones en el Comité Federal del PSOE (173 a favor, ninguno en contra).

La mayoría fueron por disconformidad con las decisiones que han llevado a que la corriente Izquierda Socialista (IS) no esté representada en el Parlamento que surja del 20-N. Y una, la de José María Benegas, se circunscribió a su desacuerdo con la exclusión de un histórico, Francisco Fernández Marugán.

El portavoz de la corriente justifica su renuncia por 'dignidad política'

Las 13 abstenciones restantes se reparten entre los tres representantes de IS en el Comité Federal Juan Antonio Barrio, José Antonio Pérez Tapias y Josefa Pellicer y diez miembros de la federación madrileña, con su secretario general, Tomás Gómez, a la cabeza.

La representante de Madrid en la Comisión Federal de Listas, Trinidad Rollán, hizo constar su voto en contra en el dictamen sometido ayer al máximo órgano del partido entre congresos. Este voto parecía preludiar una postura más dura de Gómez en el Comité Federal, que aplazó su comienzo para apurar las posibilidades de un pacto que no llegó. Pero aun así, tal pronóstico resultó fallido.

De los 15 primeros por Madrid, sólo tres apoyaron a Gómez en las primarias

Gómez, según asistentes a la reunión, intervino en términos conciliadores, aunque sacando a relucir que se modificaba una lista aprobada por unanimidad en el Comité Regional y sin renunciar a defender, como 'apuesta por el reconocimiento de la pluralidad interna', el criterio de que al portavoz de IS, Juan Antonio Barrio, se le debió ofrecer un puesto mejor que el que acabó rechazando, tras verse desplazado del 11 al 13. Tambiénevitó polemizar ante los micrófonos, en los que subrayó que se había producido un 'entendimiento general' con la dirección federal, a pesar de 'algún detalle', como el de Barrio.

Pero el desencuentro no sólo se vio plasmado en el ascenso al puesto 11 de Pedro Sánchez y el paso al 13 el rechazado por Barrio de Carlos Mulas. La dirección federal también retrasó a la tomasista Lucila Corral hasta el 15 y situó de 14 a María Virtudes Cediel, afín al anterior secretario regional, Rafael Simancas. A la postre, en los 15 primeros puestos sólo hay tres candidatos que respaldaron a Gómez en las primarias que ganó a Trinidad Jiménez: Delia Blanco (7), Manuel de la Rocha (12) y Lucila Corral (15).

Gómez dio por zanjado su pulso con Rubalcaba y la dirección federal asegurando que los socialistas madrileños 'como siempre, nos vamos a dejar la piel para ganar las elecciones'. Pero entre sus compañeros la impresión dominante es que el secretario general de Madrid, el primer socialista en decir públicamente 'no' a Zapatero, ha jugado sus cartas con la mirada puesta en el 21-N y la técnica del enfrentamiento con Ferraz que en su día agrandó la figura de José Bono o Rodríguez Ibarra.

Benegas también se abstuvo ante la exclusión de Marugán

Más allá de las abstenciones y de las presunciones, lo que quedó fue que, por primera vez desde que Joaquín Almunia incluyó en 1997 a un miembro de la corriente en la Ejecutiva, IS no estará en el Congreso. Barrio justificó su renuncia en criterios de 'dignidad política', al entender que no ha habido 'suficiente voluntad política de reconocer el pluralismo'.

El vicesecretario general, José Blanco, intervino para recordar que la corriente siempre ha tenido un trato de favor y que Barrio iba en el puesto 18 hace cuatro años. Además, sostuvo que queda representada con la inclusión, en el número 12, de Manuel de la Rocha. Sin embargo, este figura a petición de UGT y no de IS, si bien fue fundador y portavoz durante una década.

Marugán recibió alabanzas generales y el compromiso de Blanco de que seguir contando con él, pero la lógica territorial pudo más que su labor como puntal económico y negociador del grupoparlamentario.