Público
Público

Rescatan a dos perros abandonados en una balsa vacía de agua

Se encontraban famélicos, deshidratados, a punto de desfallecer y a cinco metros de la superficie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos perros han sido rescatados con vida del interior de una balsa de riego vacía, localizada en una zona de barrancos del término municipal de Alcoy (Alicante), después de ser abandonados 'a propósito' y sin comida ni bebida, según ha denunciado hoy la Sociedad Protectora Local de Animales y Plantas.

'Estaban famélicos y deshidratados, a punto de desfallecer y con una suciedad extrema', ha manifestado la presidenta de esta entidad alcoyana, Mónica Durán, que ha calificado de 'sobrecogedor' este episodio de abandono de animales.

Los dos perros han sido rescatados de una antigua balsa de riego, de unos cinco metros de profundidad, aunque vacía de agua, y que contenía enseres viejos.

La localización de los dos canes se produjo el pasado 13 de agosto en un paraje de barrancos del término municipal de Alcoy, después de que un vecino alertara de este hecho a la Policía Local.

Tras avisar a la Sociedad Protectora Local de Animales y Plantas, voluntarios de esta entidad y efectivos policiales lograron rescatar a los perros del interior de la balsa, tras retirar un enrejado de metal que la cubría y colocar una escalera.

'Los dos perros fueron introducidos allí a propósito y, ante la posibilidad de que pudieran escaparse, a pesar de los cinco metros de profundidad de la balsa, colocaron un enrejado de obra', ha lamentado Durán.

Una vez trasladados a las instalaciones de la protectora, ambos canes 'estuvieron bebiendo agua durante más de diez minutos seguidos'.

'No comprendemos como un ser humano ha podido cometer esta atrocidad, ya que son seres vivos y merecen todo nuestro respeto', ha dicho la responsable de la citada entidad alcoyana, a cuyas instalaciones llegan perros todos los días.

Según datos de la protectora de animales alcoyana, sólo uno de cada tres perros que es atendido en este centro es reclamado, 'lo que significa que el 66% de los animales que entran han sido abandonados'.

'Los abandonan en carreteras, atados a una señal o a la puerta de nuestras instalaciones, y en algunos casos, en concreto, unos cachorros vivos, hasta en contenedores de basura', ha asegurado Durán en referencia a los casos registrados en el primer semestre de este año.