Público
Público

Rubalcaba anuncia un cambio legal por el caso de los escoltas

El Gobierno ha decidido dar la batalla por la decisión de la alcaldesa de Andoain, Ane Carrere, de no permitir el acceso de escoltas privados al consistorio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha decidido dar la batalla por la decisión de la alcaldesa de Andoain, Ane Carrere, de no permitir el acceso de escoltas privados al consistorio. El vicepresidente primero, Alfredo PérezRubalcaba, anunció ayer que, si es necesario, el Ejecutivo propondrá un cambio 'por vía de urgencia' en la Ley de Régimen Local. Justo antes reconocía que el problema se limita a la citada localidad guipuzcoana.

La Abogacía del Estado analizaba ayer la decisión de la alcaldesa de Andoain, de Bildu, para determinar qué tipo de recurso cabe a su decisión. Con su informe en la mano, el Ejecutivo decidirá si opta por un requerimiento o por modificar la Ley. Según el artículo 25 de la Ley de Régimen Local, el Ayuntamiento tiene competencias sobre la seguridad en los lugares que dependen de él. 'Lo haremos por vía de urgencia y creo que podremos contar con el apoyo del Parlamento para que salga rápido', dijo Rubalcaba.

A pesar de que Carrere no había contestado ayer a la carta que le envió el pasado viernes el consejero de Interior vasco, Rodolfo Ares, este la telefoneó para insistir en que modificara su decisión, según reveló el vicepresidente primero en rueda de prensa. La portavoz del Ejecutivo vasco, Idoia Mendia, recordó ayer a Carrere su obligación de garantizar la seguridad de los ediles, como responsable de la Policía local, pero descartó que el Gobierno de Vitoria vaya a emprender alguna medida adicional en este sentido. Por su parte, el alcalde de San Sebastián, Juan Carlos Izaguirre, dijo en la Cadena Ser que fue su predecesor en el cargo, el socialista Odón Elorza, quien decidió que los escoltas no accedieran al Ayuntamiento de su localidad.

El pasado lunes, dos días después del nombramiento de Carrere, se desinstaló el control de acceso que había en la casa consistorial de Andoain, que consistía en un arco de seguridad y un escáner. El Ayuntamiento de Lasarte, gobernado igualmente por Bildu, también retiró la semana pasada el arco de seguridad y el escáner.