Público
Público

Rubalcaba cierra filas con Zapatero y respalda sus medidas anticrisis

Asume que la receta es reducir el déficit, completar la reestructuración bancaria y fomentar el empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer acto de precampaña al estilo Rubalcaba sirvió finalmente para que el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno cerrara filas con el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero. En las calles de Soria, escenario inaugural del camino del ex ministro para llegar a La Moncloa, Rubalcaba defendió las recetas puestas en marcha por el Ejecutivo para hacer frente a la crisis, así como a los tres objetivos marcados sobre el déficit, el sistema financiero y la creación de empleo.

El candidato socialista aseguró que, 'pase lo que pase en el mundo', España 'seguirá su camino' para lograr los objetivos establecidos, controlar el déficit, concluir la reestructuración bancaria e impulsar las medidas que permitan que el crecimiento económico se convierta 'cuanto antes' en creación de empleo.

El candidato espera que España siga su camino de recuperación

Sobre la posibilidad de impulsar nuevas medidas después de que la prima de riesgo española haya alcanzado sus cotas máximas, Rubalcaba explicó que 'en Europa existe cierta desaceleración que en España sería más pequeña'.

El candidato subrayó que no cree que los líderes políticos o los gobernantes tengan que comentar las medidas que adoptó el jueves el Banco Central Europeo (BCE) después de que las primas de riesgo de España e Italia alcanzasen su máximo histórico ya que, según afirmó, el BCE 'tiene autonomía para tomar decisiones que hay que respetar y que no deben ser objeto de comentarios'.

Sobre las críticas vertidas por el PP, que exige al Gobierno que adelante más las elecciones o acometa medidas de reforma, Rubalcaba se limitó a recordar que le interesa 'mucho menos lo que hace el Partido Popular' que lo que tiene él que decir a los españoles.

El exministro elude valorar la petición del PP de un nuevo adelanto electoral

El exministro escogió Soria para celebrar su primer acto público, ya que aseguró tener una 'buena' relación personal e institucional con el alcalde. Aunque reconoció que la ciudad castellana le gusta porque es 'tranquila', no pudo evitar que en su recorrido por las calles de la ciudad unas mujeres le dijeran 'nos estás arruinando', así como que unos jóvenes con estética punki que circulaban en bicicleta le increparan.

Rubalcaba llegó a la ciudad sobre las 11.00 horas de la mañana y comenzó su recorrido desde la sede del PSOE. A ella le siguió su visita por la Dehesa, la Alameda de Cervantes, el Casino de la Amistad Numancia y las calles céntricas, donde un comerciante le regaló un CD de sanjuaneras, canciones típicas sorianas.

Al final de su camino, el candidato socialista no quiso hacer valoración alguna sobre las declaraciones del presidente del Congreso, José Bono, que por la mañana se había mostrado partidario de un Gobierno formado por PSOE y PP para hacer frente a la crisis. Se limitó a explicar que no comenta declaraciones si no las lee en todo su contexto.

Bono propone de nuevo un Gobierno formado por los dos grandes partidos

Bono se había mostrado partidario de un Ejecutivo formado por los dos grandes partidos políticos ya que, según consideró, los intereses del país están 'por encima' de los objetivos partidistas. Según él, quienes sólo busquen 'la golosina electoral' pagarán 'peaje'.

En declaraciones a Onda Cero explicó que, en su opinión no es 'significativa' la fecha de las elecciones generales para frenar la inestabilidad de la economía española, sino que sería beneficioso que los partidos se mostrasen unidos y los mercados viesen España 'como un sólo hombre o una sola mujer'.

'Soy partidario de que se entiendan PSOE y PP, y no me da vergüenza decirlo aunque estemos cerca de elecciones', recalcó. 'En Alemania se entendieron derecha e izquierda y no estaban tan mal como estamos en España. Es patriótico entenderse y yo soy partidario hasta de que se gobierne juntos cuando es posible. A lo mejor no sería bueno para PSOE o PP, pero sería bueno para España, y los españoles se lo merecen'.

El presidente del Congreso reconoció que realiza esta petición desde hace tiempo y que no tiene 'mucha audiencia'. Aún así insistió en que 'España es más importante que PSOE y PP' y reconoció que, para él, es necesario 'estar con el país antes que con el partido'.

En este punto, explicó que consideró positivo que Rodríguez Zapatero anunciase el calendario electoral para frenar las especulaciones. Dado que ya no será posible tener listos los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 1 de enero del próximo año, restó importancia a que los comicios se celebren en noviembre o se adelanten a octubre como piden los conservadores.

'Que haya diferencia de días no es significativo electoralmente', reiteró, antes de bromear sobre el hecho de que este baile de cifras sólo importa 'a los 500 o 500.000 neurotizados por la política' y no a la mayoría de los ciudadanos, que están preocupados por el empleo, las hipotecas o 'el colegio del niño'.