Público
Público

Rubalcaba promete "cuadrar las cuentas" sin hacer nuevos recortes

Alerta contra "las privatizaciones" en sanidad y educación. Dice que el PP "está traspasando las líneas rojas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Cuadraré las cuentas. Soy de Ciencias...', prometió este miércoles Alfredo Pérez Rubalcaba, químico de formación, tras defender que esta será la mejor prueba de contraste sobre la credibilidad de sus compromisos electorales y los de Mariano Rajoy, registrador de la propiedad en excedencia.

Al cumplirse los cien primeros días de los nuevos gobiernos autonómicos, casi todos en manos del PP, el PSOE hizo balance de lo realizado por lo que considera 'la avanzadilla' de Rajoy. El veredicto, emitido en estéreo por el candidato presidencial desde Ferraz y los barones del partido desde sus respectivos territorios, se resume en una conclusión: 'Están traspasando la línea roja de los derechos, en educación y sanidad, y lo están haciendo con un matiz ideológico'.

Lo argumentó Alfredo Pérez Rubalcaba con la actitud didáctica que intenta imponer en la campaña electoral: 'Cuando quitas profesores, estás rebajando los derechos de los alumnos y de las familias. En Madrid, además, se subvencionan colegios de élite y luego se quiere recuperar el gasto recortando profesores en la escuela pública'.

La conclusión alcanzada activa una alarma: '¡Ojo con las privatizaciones!', advirtió Rubalcaba. Y de nuevo la sala de prensa del PSOE pareció por momentos un aula escolar, aunque el ejemplo fuera en este caso sanitario: 'El primer año todo funciona muy bien, el segundo no cuadran las cuentas y todos sabemos cómo acaba: la sanidad privada se queda con los enfermos baratos y manda los caros a la pública, lo que acaba siendo la ruina de la sanidad pública, y eso no lo vamos a consentir porque es cambiar el modelo'.

Plantea cruzar los datos de Hacienda y de la Policía para perseguir el fraude

Frente a las políticas de austeridad a ultranza que el PP ha empezado a aplicar en las comunidades autónomas donde gobierna, Rubalcaba reivindicó la posibilidad de conjugar 'la consolidación fiscal' con 'la consolidación del Estado del bienestar' mediante un procedimiento de tres en uno: aumentar los ingresos, reducir los gastos y combatir a fondo el fraude fiscal.

En el primer epígrafe, descartó la modificación del IRPF: 'No voy a tocar las rentas del trabajo. Otra cosa es si hacemos algún ajuste, que lo estamos estudiando, en las rentas de capital'. Para su concreción, se remitió al programa electoral que el PSOE aprobará este fin de semana en una Conferencia Política en la que participarán un millar de personas un tercio sin carnet de militantes, aunque su contenido aún habrá de ser ratificado definitivamente por el Comité Federal, convocado para el 8 de octubre.

El PSOE aprueba este fin de semana su programa electoral

El candidato socialista resaltó el acierto de sus propuestas para reactivar el Impuesto sobre Patrimonio, como paso previo para su reconversión en un gravamen a las grandes fortunas, y para crear una tasa a las transacciones bancarias. 'Se va abriendo paso la cordura', sentenció tras reivindicar que desde el presidente de la Generalitat de Catalunya, el convergente Artur Mas, hasta el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, se han apuntado a 'mi tesis'. Incluso Rajoy, al decir de Rubalcaba: 'Rajoy dijo que el Impuesto sobre Patrimonio era injusto, absurdo y disparatado, pero Montoro dice que se lo van a quedar dos años'.

Para combatir el fraude fiscal, actuación que en 2010 permitió ingresar 10.000 millones un punto del PIB, Rubalcaba propuso la interconexión informática de los datos que manejan la Seguridad Social, Hacienda y las Fuerzas de Seguridad.

Descarta 'tocar las rentas del trabajo'en el IRPF, pero no las del capital

Pero, puesto que ni con la suma de los ingresos adicionales que se obtendrían por esas vías fiscales, más el ahorro derivado de suprimir las diputaciones provinciales, se alcanzarían los 16.000 millones que faltan para recortar el déficit público hasta el 4,4% en 2013, Rubalcaba prometió 'cuadrar las cuentas' en la Conferencia Política de este fin de semana. Con dos cautelas. Las cautelas son que la mencionada cifra sería el ahorro necesario si no hubiera crecimiento económico a más crecimiento, más ingresos y si la Unión Europea mantuviera inamovible el tope de déficit.

A la espera del cónclave programático del fin de semana, Rubalcaba no quiso despejar la incógnita sobre posibles propuestas adicionales para aumentar los ingresos, que pueden afectar a las sociedades de inversión de capital principal instrumento de las grandes fortunas para burlar al fisco o al fraude en las facturas del IVA.

El coordinador del programa socialista, Jesús Caldera, confirmó en Telecinco que cada una de las grandes propuestas electorales se acompañará de una memoria económica. 'Diremos de dónde vamos a sacar el dinero para pagarlas. Por ejemplo, apuntalaremos Sanidad con ahorro farmacéutico y combatiremos el desempleo con programas de activación que financiaremos gracias a un impuesto sobre los pasivos de la banca', señaló.

A su vez, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, apuntó en Antena 3 que el impuesto sobre las grandes fortunas que pretende implantar Rubalcaba permitiría 'recaudar 1.500 o 2.000 millones'. Y apuntó otra línea ideológica. Tomando como referencia la motosierra que se está aplicando en Catalunya a la sanidad y el cuidado de los ancianos, Blanco apuntó que el ahorro también se podría conseguir, por ejemplo, suprimiendo televisiones autonómicas.

Mientras, Rubalcaba afina su pócima electoral, con dos ingredientes 'propuestas claras' y 'cuentas cuadradas' y la esperanza de que los españoles voten el 20-N primando un criterio: 'España no está para dependes'.