Público
Público

Rubalcaba se siente "unánimamente apoyado" por la dirección del PSOE

Asegura que Griñán es un "gran valedor" de su estrategia de oposición y que no siente "ninguna intranquilidad" respecto a él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Política-ficción'. Con esas palabras ha calificado el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, la polémica creada en torno a su liderazgo a raíz de la severa derrota electoral que sufrieron los socialistas el domingo en las elecciones que se celebraron en Galicia y en el País Vasco. Porque según él, no existe ese debate interno, a pesar de los diferentes miembros de su partido que han emplazado a la dirección a hacer un 'profundo debate' sobre lo sucedido en las urnas y a pesar de que muchos de ellos hablaran además de la necesidad de reflexionar acerca de 'las personas' que lo dirigen.

Este fin de semana, el que emplazaba a Rubalcaba a no 'atrincherarse' en el cargo era el presidente del PSOE y máximo responsable de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. En diferentes entrevistas, el dirigente socialista que ocupa un mayor cargo de representanción institucional dejaba asimismo la puerta abierta a luchar por la sucesión en la cúpula de su partido. Pero, según ha recalcado Rubalcaba durante la rueda de prensa posterior a la Ejecutiva federal, en esa reunión, Griñán no ha manifestado ninguna intención de sucederle, y ni siquiera se ha contemplado la posibilidad de que se abra ese debate en el corto plazo.

'Como secretario general me he sentido unánimamente apoyado', ha dicho en su intervención inicial, antes de las preguntas de los periodistas. Después, ante la insistencia de los informadores sobre este asunto, ha querido dejar claro que 'nadie' le ha manifestado en la Ejecutiva su intención de arrebatarle el puesto de secretario general. 'Tampoco me lo dirían', ha ironizado. Rubalcaba así daba un nuevo golpe en la mesa, como el que dio el pasado miércoles cuando quiso dejar claro que ni había pensado en dimitir, ya que ni siquiera nadie se lo había pedido.  

Es más, Rubalcaba ha querido insistir en que la intervención de Griñán durante la reunión ha sido 'muy constructiva'. La Ejecutiva era la primera tras la debacle electoral, y han asistido los dos líderes derrotados, el vasco Patxi López y el gallego Pachi Vázquez. Además, todos tienen la puesta vista en las elecciones que celebrará Catalunya el próximo 25 de noviembre. Por tanto, uno de los temas que se han tratado en el encuentro ha sido el de la cuestión territorial. El líder del PSOE ha explicado que la intervención de Griñán ha ido en ese sentido, en la necesidad de afrontar ese debate por parte del conjunto del Estado y que no sólo afecte a Madrid y Barcelona.

Griñán en ningún caso se ha postulado como su posible sucesor. 'Me ha parecido que decía que estaba cómodo orgánicamente', ha matizado Rubalcaba. Éste sigue sin apreciar un sector crítico fuerte a su corta labor como líder del principal partido de la oposición. Ha tenido críticas, sí, pero 'muy minoritarias'. En cambio, han sido los medios de comunicación los que 'de manera interesada' han amplificado esa supuesta división interna por su idea de oposición 'responsable'. En su labor en defensa de los acuerdos, Rubalcaba afirma tener un 'gran valedor' que es José Antonio Griñán. 'No tengo ninguna intranquilidad respecto a él', ha insistido.

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, está dispuesto a aceptar un marco legislativo que implique el reconocimiento de la 'singularidad' de Catalunya, aunque nunca permitirá que eso suponga que se rompa 'la igualdad' entre todos los españoles. La cúpula de los socialistas no respaldan, en ningún caso, el derecho a decidir que sí apoyan sus socios catalanes del PSC, y que estos últimos han introducido, incluso, en su programa electoral.

Rubalcaba se ha reafirmado en este extremo durante la rueda de prensa posterior a la Ejecutiva federal de su partido, en la que se le ha preguntado en diversas ocasiones sobre cuál será a partir de ahora su relación con los socialistas catalanes, una vez que estos defenderán en campaña algo con lo que no está de acuerdo la dirección federal. 'Es un partido diferente al PSOE y ha aprobado su programa electoral', ha recordado el líder de los socialistas, antes de decir 'taxativamente' que no, a la posibilidad de romper con el PSC.

Además, ha recalcado que PSOE y PSC comparten 'todo' ese programa, excepto el punto que tiene que ver con el derecho a decidir. No obstante, Rubalcaba ha insistido en que socialistas catalanes y españoles comparten su rechazo frontal a la independencia.