Público
Público

Sanidad consensúa con las autonomías la muerte digna

El Gobierno ya trabaja con las comunidades para redactar la Ley de Cuidados Paliativos, que aprobará en marzo el Ejecutivo. Pajín insiste en que no se contemplará la eutanasia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Responsables del Ministerio de Sanidad y de Andalucía y Aragón, dos comunidades que ya tienen legislaciones en materia de cuidados paliativos y muerte digna, se reunieron ayer para trabajar en la redacción de la futura ley estatal sobre esta materia. Asistieron también representantes de otros ministerios implicados, como el de Justicia.

En fechas próximas, Sanidad se reunirá también con otras entidades, como organizaciones de médicos y pacientes, para que la futura norma nazca con el máximo consenso posible. La ley empezará previsiblemente su trámite parlamentario en marzo, una vez que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto, según anunció ayer la ministra del ramo, Leire Pajín.

Pajín: 'No es el momento de regular otra cosa que los cuidados paliativos'

En cualquier caso, la ministra dejó claro en el Congreso que la ley no contendrá ni una sola mención a la eutanasia. 'No mezclemos debates. No estamos hablando de eutanasia, sino del derecho a morir con dignidad y evitar sufrimientos innecesarios. No es el momento de regular otra cosa que no sean los cuidados paliativos y la muerte digna, y en el calendario del Gobierno está esta y no otra norma', dijo.

Previamente, el diputado de UPN Carlos Salvador expresó a la ministra sus temores a que el Gobierno introdujera la eutanasia en el texto dando 'gato por liebre'. La norma será prácticamente la última ley progresista que se apruebe en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo mandato expira en poco más de un año.

Pajín insistió en que la ley persigue unificar la normativa autonómica. De hecho, la norma estatal será un calco de la Ley de Muerte Digna que el Parlamento andaluz aprobó hace diez meses. A la iniciativa pionera de Andalucía se le han sumado recientemente otras comunidades, como Aragón y Navarra. La primera está a punto de votarse y la segunda, en trámite de alegaciones.

La norma estatal tomará como referencia la regulación andaluza

Los cuidados paliativos son aquellas actuaciones que en conjunto están destinadas a evitar el dolor del paciente que afronta los momentos finales de su vida.

Si bien los cuidados paliativos ya se aplican en todas las comunidades autónomas, la calidad de la muerte depende de cómo de clara es la norma autonómica, de cómo la aplican los hospitales y del médico de turno. Uno de los aspectos más novedosos de la futura norma será potenciar el uso de los testamentos vitales, como ya se hace en Andalucía.

Así se favorecerá que los ciudadanos dejen por escrito cuáles son sus últimas voluntades, para que si algún día caen en coma, nadie decida por ellos si le mantienen en vida de forma artificial lo que por otra parte podría considerarse encarnizamiento terapéutico o le desconectan de un respirador.

Montes: 'La sociedad está madurísima para abrir el debate'

La Ley de Autonomía del Paciente, de 2002, vela por la autonomía del enfermo, pero ¿qué ocurre cuando este no puede expresar su voluntad? Con un testamento vital, este problema quedaría resuelto. 'Cualquier medida que mejore lo mal que se muere en España, hay que apoyarla', asegura el presidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), Luis Montes. El doctor considera que 'la sociedad está madurísima' para que el Gobierno abra el debate sobre la eutanasia.

Y es que lo que la futura ley no aborda es qué pasa, por ejemplo, con aquellos enfermos cuya muerte, insalvable, llegará tras un largo proceso de dolor y que no desean pasar por ese trámite y quieren morir cuando aún son conscientes de quiénes son.

Las diferentes formas de ayudar a estas personas a cumplir sus deseos entran en el cajón de sastre conocido como eutanasia. Si bien el PSOE incluyó en su programa electoral de 2004 la creación de una comisión en el Congreso para 'debatir sobre el derecho a la eutanasia', la promesa quedó en nada. En septiembre de 2007, a finales de la pasada legislatura, el entonces ministro de Sanidad, Bernat Soria, aseguró que la eutanasia era 'una asignatura pendiente'. Se desmarcó así de la línea oficial del Gobierno.

El PSOE incluyóla eutanasia en su programa electoral de 2004

Unos días después, en octubre, PSOE y PP tumbaron en el Congreso una proposición de ley de IU-ICV para regular la eutanasia. A partir de entonces, el discurso de Soria se tornó ambiguo. Los socialistas retiraron de su programa electoral de 2008 el debate sobre la eutanasia. Actualmente, sólo Izquierda Unida mantiene en su programa electoral su regulación.

1. Eutanasia directa activa

Práctica médica que consiste en causar una muerte indolora a alguien que padece una enfermedad catalogada como incurable y que ya ha solicitado expresamente la voluntad de acabar con su vida.

2. Eutanasia directa pasiva

El médico se abstiene de realizar los actos necesarios para salvar la vida del paciente.

3. Eutanasia indirecta

Se administra al enfermo algún procedimiento terapéutico que tenga como efecto secundario la muerte. Por ejemplo, administrarle una sobredosis de morfina para calmar los dolores que sufre.

4. Suicidio asistido

Consiste en proporcionar a una persona, aunque no tenga ningún tipo de enfermedad diagnosticada, los instrumentos necesarios para suicidarse, siguiendo su expreso deseo.

5. Cuidados paliativos

Es la atención sanitaria y social prestada para favorecer una mayor calidad de vida de aquellas personas que padecen una enfermedad en fase terminal y de sus familiares.

6. Muerte digna (ortotanasia)

El paciente rechaza el empleo de medios desproporcionados para mantener la vida. Consiste en dejar que la muerte llegue de forma natural evitando alargar el sufrimiento del enfermo mediante la práctica de tratamientos paliativos.